miércoles, 11 de enero de 2017

Reseña: El príncipe del mar


Es innegable que cada ser humano tiene una visión distinta de lo que es vivir y ser feliz. Puede que muchos coincidan en bastantes aspectos, regidos por la sociedad que los rodea y engulle según el lugar de donde procedan. Sin embargo, muchos otros no son capaces de encontrar su sitio y para ellos la verdadera felicidad se dista de aquella que suele ser la común para gran parte de los mortales, un hecho que muchas veces desgraciadamente da lugar al aislamiento y a situaciones de acoso y burla por estos mismos sujetos que tienen en mente el «establecido» modelo de felicidad. No obstante, siempre hay una luz al final del túnel, una luz que llega en forma de personas o seres que logran como por arte de magia cambiar por completo la situación, ayudando a conseguir esos anhelados deseos de aquellos sin rumbo establecido, algo que predomina con gran detalle y sentimiento en los títulos de Kaori Ozaki, autora conocida en España por su manga de éxito Los dioses mienten y que repite de nuevo con El príncipe del mar gracias a la exquisita edición de Milky Way Ediciones.

Ya hace casi dos años que descubrimos de manos de Milky Way Ediciones una de las obras que guardan un hueco privilegiado en nuestra estantería: Los dioses mienten, un precioso tomo único de Kaori Ozaki que a día de hoy recomendamos encarecidamente conocer a todo aquel que todavía no lo haya tenido en sus manos. Si ya estábamos maravillados, hace unos meses la editorial asturiana lanzó otra de las obras de Ozaki, El príncipe del mar, otro tomo único de la mangaka que recoge dos breves historias junto a aquella que comparte título con el volumen y supone la segunda mitad del mismo. Y, si esto fuera poco, el mes pasado la editorial anunció entre otras licencias la llegada a España durante el primer trimestre de 2017 de otra obra de la autora, Immortal Rain, un manga que, a pesar de ser algo más diferente y más largo de lo habitual respecto a los trabajos de la autora, no dudamos que arrasará en ventas como Los dioses mienten y El príncipe del mar, un título que nos ha fascinado en todos sus sentidos.

Akari, protagonista de Ametsukigahara
© Kaori Ozaki
Bajo el título original Ningyo Ouji, El príncipe del mar es la última obra hasta la fecha de autora tras publicar en 2013 Los dioses mienten (Kami-sama ga Uso o Tsuku.), la primera historia original tras lanzar en 1999 Immortal Rain (Meteor Methuselah), obra seguida años después de historias alternativas de la misma que llegaron a su fin en 2011. Eso sí, Immortal Rain no fue el primer trabajo de la autora, ya que Ozaki comenzó en el mundo de la historieta gráfica japonesa a primeros de los 90, lanzando así en 1993 Knife, un recopilatorio de sus primeras historias cortas, siendo la más temprana realizada con tan solo 16 años. En 1995 lanzó Piano no Ue no Tenshi , un shôjo de dos volúmenes cuyo estilo de dibujo, así como el resto de obras pasadas, no es para nada el que muestra tras la llegada del nuevo siglo y en su cuenta de pixiv, la cual podéis echarle un vistazo en este enlace. Sin duda, un arte que es toda una delicia para la vista.

Como hemos comentado en líneas anteriores, El príncipe del mar está compuesto por tres historias diferentes pero muy especiales que encantarán en mayor o menor medida al lector. La primera de ellas se trata de Ametsukigahara, una historia compuesta por dos capítulos que gira en torno a Akari, una chica de instituto que no es como el resto, ya que no necesita a nadie ni a nada para ser feliz, incluidas sus braguitas. En este breve relato acompañaremos a Akari en su búsqueda de un objetivo vital a la vez que descubrimos diversos acontecimientos y personas que influyeron en ello, dando lugar a una historia realista donde temas como las dudas juveniles, la muerte, la soledad y la verdadera felicidad estarán muy presentes. La segunda historia, Un día de nieve, nos presenta una preciosa y fantástica historia protagonizada por una bibliotecaria y un peculiar padre e hijo la cual nos tocará el corazón, expresando a su vez una crítica al ruido y la contaminación de la ciudad respecto a la paz y tranquilidad de una cálida biblioteca en pleno invierno.

Por otra parte, la tercera historia, y la que ocupa la mitad y lleva el mismo nombre del tomo, El príncipe del mar, se centra en dos chicos de instituto, Mugi y Matori, que pasan sus días en una calurosa isla de Japón. Mugi, por un lado, es un chico bastante sensible que acaba de venir de Tokio, algo que no le sienta nada bien, no solo por el acoso que recibe de manos de los gamberros de su clase, sino también porque no soporta el sol, el mar y, sobre todo, a Kôtaro, el novio de su hermana Aoi, un buzo experto que desea, a pesar del rechazo, ayudar a Mugi. Matori, por otra parte, aunque un reciente acontecimiento le haya afectado, no deja de ser una chica positiva y alegre —y bastante llorona—, por lo que, tras conocerle, solo desea proteger a Mugi a toda costa. Estos dos chicos descubrirán la misteriosa leyenda de «la gruta de las sirenas», un lugar donde muchos buceadores se aventuran en la busca de estos legendarios seres cueste lo que cueste, ya que dicen que las sirenas tienen el poder de conceder cualquier deseo. Llegar a ese lugar es muy peligroso, pues muchas personas han fallecido debido a la pleamar, pero, a causa de un hecho totalmente inesperado que llegará sin avisar, Mugi y Matori decidirán ir a este enigmático lugar y pedir así un desesperado deseo a estas míticas criaturas del mar.

Un día de nieve
Una vez más, Kaori Ozaki nos muestra, en este caso, tres bellos relatos protagonizados por redondos personajes que comparten algo en común: no encuentran su sitio en el mundo. Sin embargo, la autora les ofrece un camino a todos ellos, un camino repleto tanto de agradables como dolorosos sentimientos que azotan el corazón de los lectores. Estas historias, que mezclan la fantasía con la realidad, nos transportan con cada página al mundo donde viven nuestros personajes gracias también al increíble y limpio trazo de Ozaki, algo que adoramos pero también odiamos una vez que llegamos a la última página. No obstante, sus detalladas y simpáticas ilustraciones también se hacen gala en la sobrecubierta y cubierta del tomo que, editado por Milky Way Ediciones, completan esta magnífica obra que sigue brillando en su interior. La edición de este título presenta un formato rústica con sobrecubierta —tankoubon— de 13 x 18 cms compuesta por 224 páginas en blanco y negro y algunas en color.

Si todavía no conocéis los trabajos de Kaori Ozaki, El príncipe del mar es una buena toma de contacto con su estilo y tipo de historias; relatos que no dejarán indiferente a nadie que tenga la oportunidad de mirarlos. Si ya la conocéis, quizá esta obra no os sorprenda tanto como Los dioses mienten, un título que en tan solo un volumen supera sin ninguna duda a El príncipe del mar y a otras obras similares. Sea por «H» o por «B», El príncipe del mar es un hermoso y completo manga que no os debéis perder, y más si os encantan las historias únicas y conmovedoras.




FICHA TÉCNICA
Nombre: El príncipe del mar (人魚王子)
Género: Fantasía, Romance,  Vida diaria
Demografía: Shôjo
Autor(es): Kaori Ozaki
Publicado en Japón en: Wings (Shinshokan)
Publicación: 2015
Volúmenes: 1
Publicado en España (en): Milky Way Ediciones (8 €)