sábado, 28 de octubre de 2017

Análisis: Twin Robots


El desarrollador de videojuegos español Thinice comenzó el lanzamiento de este indie, protagonizado por una pareja de robots, para la plataforma Steam allá por agosto de 2015. Tras su paso, casi un año más tarde comenzó sus andaduras en WiiU y hace poco, el 10 de octubre, desembarcó en las plataformas de Sony para PlayStation Vita y PlayStation 4. De esta última es de la que procedo a comentar mis impresiones a continuación.

Una pareja de robots con suficientes energías

El juego presenta a dos pequeños robots encarcelados y parte de la premisa que uno de ellos tiene que encontrar el interruptor rojo para liberar a su compañero antes de que el bloque de la habitación donde se encuentra, lo aplaste. Tras ello, llegar hasta un enchufe que tendrá que cargar gracias al cable que porta y traspasar parte de su energía (en este caso la vitalidad) hasta que la cifra señalada llegue hasta cien y con ello se abrirá la puerta para que los personajes puedan salir libremente.

De estos dos procedimientos, el primero puedes hacerlo optativo, al menos en los primeros niveles, dado que mientras accedas por la puerta final con uno de los personajes, a pesar de que el otro esté en fuera de juego, el nivel se considerará como completado. Eso sí, con uno de los dos robots rescatados en la puntuación final del nivel. A pesar de esto último que he comentado, en los últimos niveles es necesaria la liberación de tu compañero ya que será imposible acceder a ciertas zonas sin su ayuda, pero esto será un apartado que volveré a comentar más adelante.


Todo lo dicho anteriormente se desenvuelve en varios niveles de plataformas 2.5D donde tus únicos movimientos son el desplazarse, saltar y enviar energía a tu compañero, además de la opción de controlar al otro robot en el caso de que juegues solo. A estos controles básicos le sumamos los detalles de poder colgarte de un saliente, deslizarte por una rampa y empujar bloques, así como accionar interruptores o, como he dicho antes, cargar un enchufe. Con respecto a la barra de salud (nuestra energía), comentar que a medida que caminamos, saltamos o nos tropecemos con algún obstáculo, dicha vitalidad se verá afectada y con ello la misma se reducirá.

Sin embargo, no es un gasto muy notorio para preocuparse en la mayoría de niveles (al menos en lo que el caminar y saltar se refiere). Si a esto le sumamos que gran parte de las baldosas del suelo se iluminan una vez accionemos el botón rojo, y que tras el paso de ellas recuperaremos energía, podríamos decir que el juego apenas te pone contra las cuerdas. En relación con esto último, también existe una pila que si la encuentras en el nivel, la barra de salud te la completa, por lo que morir por falta de energía es complicado a no ser que te pierdas en el nivel y choques con obstáculos continuamente. En relación a esto, la estrategia también es llegar al final con la suficiente barra de vitalidad, jugando con la administración de energía o la recogida de la misma, pero recalco que pocas veces nos vamos a preocupar por este dato.

Variedad de obstáculos en un entorno acorde

Y hablando de obstáculos, Twin Robots ofrece variedad dentro de lo común con respecto a este ámbito de plataformas pero además incluye varios elementos acordes en lo que respecta a la robótica. Las trampas mortales tales como pinchos, cuchillas y bloques aplastantes, nada más quedemos atrapados en ellos será el fin de nuestro personaje sin ninguna posibilidad de escape y hará que automáticamente pase nuestro control al otro robot (si es que lo tenemos con vida).

Eso sí, si el robot que queda con vida está encerrado en la susodicha habitación sólo te queda esperar a que sea aplastado para poder reiniciar el nivel, si no lo has hecho tú manualmente pausando el juego, puesto que te será imposible salir de la habitación. Esto último peca un poco de sentido común, ya que el juego en sí debería de procesar que la puerta no está abierta por lo que nuestra partida no puede continuar, cosa que lo veo un aspecto a mejorar.


En cuanto a otros elementos que dificultarán nuestro camino, debemos sortear entre ellos baños de agua ácida, esquivar barras láseres que se desplazan verticalmente y evitar los efectos magnéticos de un imán gigante. Todos ellos reducirán nuestra vitalidad gradualmente si nos mantenemos en su trayectoria, pero nos será posible sortearlos fácilmente. En el nivel, además de los suelos, plataformas, escaleras y más, existen otras estructuras (rampas, suelos mecánicos y destruibles, ventiladores) que no nos serán dañinas pero sí que compaginándolas con los anteriores mencionados, harán de una mala combinación de cálculo a la hora de pasar, el llevarnos directamente a una trampa mortal. Cabe destacar que todos los obstáculos están muy bien repartidos durante el nivel, en ningún momento se hacen repetitivos e incluso los iremos descubriendo conforme avancemos en los distintos niveles.

Dificultad tardía y mecánica plana con un toque de distorsión de la física

A la hora de hablar de la curva de dificultad, decir que se palpa muy tarde. Los primeros diez niveles (de 28 totales) apenas es notorio el aumento de peligro, por lo que ante tal falta de reto, el comienzo me ha parecido algo aburrido. A partir de ahí, la complejidad empieza a aparecer y con ello mi interés en el juego volvió a resurgir. El introducir nuevas rutas en el nivel, nuevos elementos y alguna que otra vez la necesidad de ir con ambos personajes para avanzar, el juego suma un punto en riqueza. A pesar de ello, la mecánica me ha parecido plana y aburrida donde no me ha costado pasármelo por su jugabilidad sino por lo monótono que se hace siempre hacer lo mismo en todos los niveles, salvo algún que otro destello de variedad como la incorporación de un bloque para superar un obstáculo mayor o el jugar con una puerta con la ayuda de tu compañero.


Un punto a resaltar, ya que he mencionado los bloques, es que el juego presenta una distorsión en las leyes de la física. Por ejemplo, al empujar un bloque, con dos toques muy parecidos del robot, puede volar y escapar a nuestro control o puede desplazarse dos centímetros y ser controlable. Es un aspecto que puede ocasionar un quebradero de cabeza cuando es crucial a la hora de pasar un tramo y si sale mal lo único que te toca es reiniciar el nivel.

En relación al control, a la hora de agarrarnos a un saliente y decidamos subir en forma de salto con una ligera inclinación del joystick hacia adelante, la distancia recorrida siempre será la misma. De modo que no podemos maniobrar dónde queremos aterrizar ni la altura del salto. Otro punto que podría ser también algo a mejorar es sobre lo que al principio hablaba que, tras la muerte de nuestro personaje, automáticamente controlamos al otro pese a que esté encerrado. Esto va ligado al hecho de que en varios niveles es necesaria la participación de ambos para superar el nivel. En ambos casos, tanto el personaje encerrado como el que se queda solo sin poder avanzar ya que necesita de su otra mitad, no nos quedará más remedio que reiniciar manualmente o suicidarnos de alguna manera ya que el juego no procesa que la partida está en un callejón sin salida.

Una vez completamos los 28 niveles que dispone el juego, nuestro siguiente reto es conseguir eso mismo pero en el menor tiempo posible. Sin embargo, si ese desafío no es una motivación para ti, puede que la lista de trofeos que ofrece la plataforma de Sony sea de los pocos alicientes para que vuelvas a jugar.

Gráficos correctos pero falta de hilo musical que anime

El apartado visual presenta la dimensión de profundidad que le da un toque a la vista bastante agradable con un ambiente tintado en colores más propensos a mates con algún que otro gradiente de colores. A su vez, sus dos protagonistas son lo mejor del juego, resultando muy amigables sus diseños. En cuanto a la música, pese a que existe, no es para nada notoria, cosa que una pequeña variación dependiendo de la situación o nivel podría haberle dado más vida al juego. Eso sí, si quieres que se note el volumen, hay que seleccionarlo en el menú de opciones al máximo porque si lo dejas por defecto, casi no existe.


Si somos avispados y expertos no nos costará sortear todos niveles que tiene Twin Robots. En la mayoría de niveles es fácil conseguir encontrar el botón rojo, en pocos de ellos puede que se te pase por ir por otra zona y sin quererlo ya te encuentres en la salida y decidas completar la partida. Entre una media entre tres y cuatro minutos lo que me ha durado sortear cada nivel (algunos más y otros menos), se podría decir que el juego, junto con los reinicios y vuelta a empezar, te puede durar unas tres horas aproximadamente.

Personalmente, me ha entretenido sutilmente pero no me ha llegado a transmitir ningún sentimiento de estar disfrutando con él. A mi parecer un público más joven puede verlo con otros ojos y ser más adecuado y divertido para ellos. Si a eso le sumamos la posibilidad de jugar en un modo multijugador local para dos personas, puede llegar a ser un incentivo.



Lo mejor:
  • Obstáculos ambientados en la robótica.
  • Jugabilidad de dos personajes.
  • Protagonistas amigables en un ambiente gráfico correcto.

Lo peor:
  • Dificultad creciente tardía.
  • Más entretenido para un público joven.
  • Una vez completado, pocos alicientes para volverlo a jugar.
  • Falta de niveles de dificultad.
  • Mecánica plana, repetitiva y aburrida.



Twin Robots es un videojuego de plataformas de dos robots amigables que si no te importa una dinámica repetitiva te resultará entretenido. Con elementos variados y acordes a su temática puede llegar a parecerte curioso pero hay algunos aspectos técnicos a mejorar de cara al futuro. El aspecto gráfico es correcto y casa con el ambiente, pero presenta un apartado musical sin destacar que se echa en falta para animar los niveles.

Nota: 5.5/10.


Análisis realizado por Tania Plana López (versión de PlayStation 4). Copia facilitada por Ratalaika Games.
FICHA TÉCNICA
Nombre: Twin Robots
Género: Plataformas, Puzle
Desarrollador: Thinice Games
Distribuidor: Ratalaika Games
Jugadores: 1-2
Precio: 4.99€
Formato: PlayStation 4 (descarga PS Store)
Lanzamiento: 11/10/2017