jueves, 19 de octubre de 2017

Análisis: SteamWorld Dig 2


El pasado mes de febrero, que tan lejos nos pilla ya, tenía lugar la primera presentación pre-Switch centrada en anunciar los títulos indies, conocidos cariñosamente dentro del ámbito de la Gran N como Nindies, que invadirían la híbrida en los próximos meses a su lanzamiento. Uno de ellos causó especial ilusión, y es que se trató nada más y nada menos que de la confirmación oficial de SteamWorld Dig 2

Esta secuela del primer gran título, con respeto a SteamWorld Tower Defense que el estudio sueco lanzó en la etapa de DSiWare, que se estrenó en Nintendo 3DS antes de llegar a otras plataformas sentó como agua de Mayo entre todos los fans de la serie SteamWorld

SteamWorld, el gran legado de Image&Form se amplía

Personalmente, conocí SteamWorld Dig a raíz de una oferta en la eShop de Nintendo 3DS, casi con la consola recién adquirida a finales de 2013. Recuerdo verlo en la cabecera de la tienda virtual y me lancé a comprarlo aprovechando la suculenta rebaja. Y de lo único que me arrepentí es de no haber podido jugarlo antes. Todos y cada uno de los títulos de SteamWorld poseen algo en común que traspasa la frontera de lo elementalmente jugable: se respira un aura de cariño, mimo y esmero por el trabajo bien hecho de todos y cada uno de los integrantes de la compañía sueca envueltos en sus correspondientes desarrollos. Y esto es algo que, si ya se dejó notar en Heist introduciendo la estrategia por turnos, ahora en Dig 2 explota hasta niveles fascinantes.


Si algo tienen de peculiar todos los juegos de esta serie es que su historia, de alguna u otra manera, se encuentra conectada. SteamWorld Dig asentó precedente en el hilo histórico presentándonos a Rusty, el protagonista de la historia en la que iremos haciéndonos acopio de materiales para vender y ganar dinero para mejorar nuestro equipamiento a la par que descubrimos una amenaza que se esconde en las profundidades. Tras esto, el estudio decidió lanzar Heist, que en la línea temporal sucede tras los eventos de Dig 2. Aquí el rol lo ocupa la Capitana Piper Faraday, como antes dije, en un título imbuido en los combates tácticos por turnos a través del espacio que le sentó como anillo al dedo.

Llegamos a Dig 2, entrega que se encaja tras los eventos de Dig pero previa a lo acaecido en Heist. Es el punto de unión perfecto que hila toda la historia aportándole sentido y, personalmente, dejándome con la miel en los labios con varias preguntas que espero poder tener respuesta en futuras entregas. Preguntas que no ocuparán ningún espacio en el resto de mis líneas por considerarse claros spoilers de la historia. Pero los que lo hayan jugado ya podrán imaginarse por dónde van los tiros.

Así pues, a pesar de ser la secuela del título original, estamos ante una obra que coge todas las bases establecidas en Dig, reúne toda la experiencia obtenida en el desarrollo de Heist y lo traslada a Dig 2 aportando frescura, originalidad y mejorando la fórmula ya establecida.

Dorothy y Fen, una carismática pareja

En SteamWorld Dig 2 el protagonismo recae en Dorothy, compañera que ya pudimos conocer en Dig, que estará acompañada por un personaje que hará las veces de Navi, en The Legend of Zelda, pero sin molestarnos cada dos por tres por cosas nimias. De hecho, personalmente, veo en Fen un acompañante a la altura de las expectativas aportando ese toque de humor que rompe un poco el aire de tensión que se respira en determinadas partes de la historia. Y, por qué no decirlo, le he acabado cogiendo un cariño especial a ese pequeño ser amante de las explosiones. Ambos me han parecido personajes que se complementan a la perfección y realmente bien construidos, partiendo de la base de que nos encontramos ante un título donde su gran fuerte no es la narrativa, si no la acción y las plataformas puras y duras.


En esta entrega nuestro objetivo principal será dar con el paradero de Rusty, héroe de la primera entrega que salvó a Tumbleton de la temible amenaza de una tecnología aún desconocida, Vectron. Es por ello que nuestro camino nos lleva a El Machino, lugar sito en el salvaje oeste donde están buscando a mineros que ayuden a extraer materiales preciosos de los bajos fondos. Teniendo eso como pretexto, acompañaremos a Dorothy a lo largo y ancho de las minas conociendo a nuevos personajes para investigar dónde se encuentra nuestro amigo minero.

En Dig 2 estamos ante un título de plataformas y acción con importantes influencias Metroidvanianas, como ya lo fue la entrega original, aunque en esta entrega la fórmula se ha trabajado y pulido mucho mejor. Así, la obra ofrece un enorme mundo interconectado con zonas perfectamente delimitadas por el ecosistema que ofrece. Si bien, este mundo armónico irá siendo accesible poco a poco ya que se encuentra limitado por una serie de obstáculos que, para superarlos, necesitaremos algunas habilidades especiales, determinadas herramientas o armas: un Metroidvania de manual. Y todo ello invitando al jugador a que realice un continuo backtracking que ya pudimos vivir en la primera entrega, aunque en este caso, de manera mucho más refinada.


Se nota el afán por parte del estudio en este título de llevar a cabo una mayor integración entre la historia y el diseño de niveles en sí mismo. Este último aspecto es tremendamente fundamental ya que ayuda a una mayor inmersión tanto en la historia como en los personajes que iremos conociendo a lo largo del desarrollo de la misma. Tanto es así, que el universo de SteamWorld Dig 2 se siente más vivo que nunca, lleno de falsas paredes o recovecos donde menos te los esperas y que recompensan al jugador ávido de encontrar todos los secretos. 

Cada una de las zonas se puede diferenciar gracias a la atmósfera que ofrecen. Así, veremos a ciertos enemigos que son característicos y exclusivos de un lugar que poseen un comportamiento único respondiendo de una forma u otra ante nuestra presencia obligando al jugador a conocer su patrón de actuación y encontrando la manera más eficaz de acabar con ellos si no queremos convertirnos en chatarra de desguace. Esto es un punto interesante a destacar ya que la existencia de unos enemigos u otros en determinadas zonas del mapeado ayuda de manera inteligente a regular la propia curva de dificultad del título, que si bien de base es bastante asequible, no podemos tener ni el más mínimo descuido.


La importancia que denoto que ocupan en esta entrega los enemigos es porque he observado que el número de enfrentamientos en sí ha aumentado. Ahora nos toparemos con algunos jefecillos de turno más allá del jefe final como tal. La variedad de enemigos sitos en distintos parajes del juego ayuda, sin duda, a romper con la monotonía que sí sentí en determinados —aunque pequeños— momentos en la primera entrega. Tanto es así que en más de una ocasión he quedado embobado picando materiales y olvidándome completamente de la historia en sí, este aura absorbente me recuerda, salvando las más que obvias distancias, a lo que me ocurría con The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Ofrece un entorno tan vivo y lleno de cosas que hacer que, para bien o para mal, dejas de lado la misión principal a favor del disfrute del momento, carpe diem

Mejorar a tu personaje nunca fue tan divertido

Si bien, pasemos a la acción. Hablar de SteamWorld Dig 2 es hablar de un título que destaca por sus mejoras en el personaje, siendo fundamentales si queremos avanzar correctamente en la trama, y en este sentido Image&Form ha implementado un sistema muy bien trabajado y resultón. De un lado tenemos el clásico sistema de mejora del personaje en el que, a cambio de un montante de dinero obtenido a partir de la recolección de piedras preciosas en los bajos fondos de El Machino, podremos mejorar varios aspectos como la eficiencia de nuestro pico, la capacidad del inventario del personaje para así transportar más materiales que recolectemos, el tanque de agua y más.


Ahora, de otro lado, tenemos una de las principales novedades: el sistema de mejora del personaje mediante engranajes. Los engranajes son objetos que encontraremos en algunos lugares del mapa en cajas doradas. No todas estas mejoras estarán desbloqueadas de inicio, ya que para algunas de ellas necesitaremos la correspondiente heliografía. Lo realmente interesante de todo esto es que estos engranajes no son mejoras permanentes y definitivas, ya que se nos permitirá poner y quitar a nuestro antojo cual modificadores del arma y objeto que deseemos. Cada modificador le corresponderá un número determinado de engranajes: normalmente, cuanto mejor sea el modificador el costo de engranajes será mayor. Gracias a este sistema podremos estar probando continuamente distintas configuraciones de modificadores para el personaje.


El movimiento de Dorothy se siente realmente bien en el plano jugable. Fluido, respondiendo perfectamente a la acción del jugador con los controles. Si tuviera que decantarme por alguno de los nuevos objetos que incluye esta entrega no es otro que el gancho, que además de aportar verticalidad, es uno de los mejores ejemplos en el plano práctico del movimiento fluido de nuestra compañera metálica en momentos donde la acción y, sobre todo, la agilidad en los niveles ocupan un importante lugar. 

Un festival para los sentidos

Gráficamente es simple y llanamente precioso. Se nota el salto cualitativo con respecto a la entrega original, donde se ha cuidado hasta el más mínimo detalle de los escenarios y los objetos. Personalmente, me parece un espectáculo para todos los sentidos, siendo la vista uno de los más agraciados en este apartado. Aunque el tacto no queda atrás. Recordemos que estamos analizando la versión para Nintendo Switch que, entre otras novedades, cuenta con la vibración HD de la que la obra se presta para hacernos sentir, con mayor o menor intensidad, determinados movimientos de tierra o eventos concretos que ocurren dentro del juego a las mil maravillas.



La banda sonora ofrece temas armónicos y atmosféricos muy bien trabajados que teletransportan automáticamente a las profundidades de El Machino. Parte de culpa la tiene el compositor al cargo de la misma, El Huervo —conocido por su trabajo previo en Hotline Miami—. Si hay una canción que he escuchado casi constantemente es la de la ciudad, punto de unión donde siempre tienes que parar a hacer tus transacciones de materiales, mejoras del personaje, hablar con ciertos personajes... Es un hilo musical que le viene como anillo al dedo. Ofrece un tono alegre, de vida diaria, sin llegar a ser cansina, auditivamente hablando, y que posee un pequeño ruido de fondo que quiere evocar al efecto de vinilo en un tocadiscos que aporta un extra de calidad a todo el conjunto sonoro.

Si tenemos que hablar del cuidado de los detalles en particular, es imposible finalizar el análisis sin hacer mención a la descripción de las armas, herramientas e incluso reliquias que, junto a una localización al español, esta vez sí, a la altura de las expectativas, hacen de esta entrega un absoluto deleite —y con más de una risa asegurada—. Además, el título al poco de ser lanzado contó con una actualización que añadió, entre varios idiomas, el español. A diferencia de la horrible traducción que vimos en Heist, en esta ocasión se ha ofrecido una traducción a la altura que posee una gran calidad que va más allá incluyendo localizaciones realmente buenas.


En cuanto a su duración, si consideramos superar la historia principal sin más pretensiones la misma oscila en torno a las 10 o 12 horas, dependiendo de la pericia del jugador. Pero al igual que ocurrió en Heist con sus coleccionables en forma de sombreros, en Dig 2 tenemos otro coleccionable que, además, nos ayudará a desbloquear mejoras que usaremos con los engranajes. Se trata de las reliquias, una serie de objetos especiales que podremos ver en la correspondiente galería del título. Hacerse con todos los secretos hará que la duración se eleve a las 20 horas fácilmente. Por si fuera poco incentivo el mero hecho de superar el título al 100%, desde el estudio nos advierten que superarlo completándolo todo desbloqueará un contenido especial en el postgame que merecerá y mucho la pena disfrutar.



Lo mejor:
  • Un mundo enorme e interconectado lleno de vida y personalidad.
  • Una pareja de protagonistas rebosante de carisma.
  • Movimiento fluido del personaje que responde a la perfección.
  • Variedad de enemigos según las zonas que ayudan a regular la curva de dificultad.
  • El nuevo sistema de mejoras adicional mediante engranajes es todo un acierto.
  • La vibración HD en Nintendo Switch.

Lo peor:
  • Nada reseñable.

SteamWorld Dig 2 es el ejemplo tangible de la gran evolución de Image&Form como estudio de desarrollo. Han cogido la fórmula de la primera entrega junto con la experiencia adquirida en Heist para ofrecernos una segunda parte muy bien trabajada, cuidada y mimada hasta niveles insospechados. Una historia bien contada y con sentido que sirve de puente entre Dig y Heist, una pareja carismática como lo son Dorothy y Fen, un enorme universo bajo las profundidades de El Machino lleno de vida y personalidad, con un buen diseño de niveles son las principales cartas con las que el estudio sueco nos trae su último trabajo. Si algo está claro es que SteamWorld Dig 2 rompe radicalmente con el dicho segundas partes nunca fueron buenas.

Nota: 9.5/10.

Análisis realizado por Fran del Rosal (versión de Nintendo Switch). Copia facilitada por Image&Form.
FICHA TÉCNICA
Nombre: SteamWorld Dig 2
Género: Acción, Aventura, Plataformas, Puzle
Desarrollador: Image&Form
Distribuidor: Image&Form
Jugadores: 1
Precio: 19.99€
Formato: Nintendo Switch (descarga eShop)
Lanzamiento: 21/09/2017