lunes, 2 de octubre de 2017

Análisis: Project CARS 2


En los últimos meses de este año, uno de los géneros del cual se está ofreciendo una gran cantidad y variedad de títulos es el de la conducción. De hecho, es complicado echar la vista atrás y traer un momento mejor en el que los juegos de carreras gocen de esta magnífica salud en el mercado. Dentro de este género existen varios subtipos como son los juegos oficiales de una determinada competición, títulos con un enfoque más arcade, simuladores de conducción y más. La lista alcanza fácilmente la docena entre los que están F1 2017, Forza Motorsport 7, Gran Turismo Sport, WRC 7, Gear Club Unlimited, Need for Speed Payback o Project CARS 2, siendo este último en el que me centraré durante las próximas líneas.

Desarrollado por Slightly Mad Studios y publicado por Bandai Namco, estas compañías nos traen la segunda entrega de la franquicia Project CARS, nacida en 2011 como un juego de simulación de conducción de fans para fans.

Salto cuantitativo y cualitativo

Si por algo destaca Project CARS 2 es por aglutinar en un mismo título diferentes disciplinas del mundo del motor: desde los karts, coches de calle, deportivos, los que corren en las 24 horas de Le Mans y Fórmula 1 entre muchos otros. Lo primero que salta a la vista es su crecimiento con respecto a la primera entrega, tanto cuantitativamente como cualitativamente.


Este segundo título ha aumentado el número disponibles de coches, pistas, trazados, modos de juego y ha añadido interesantes novedades junto al ya conocido ciclo día-noche como tiempo meteorológico dinámico, el cual proporciona un extra de fidelidad con la realidad que ha superado mis expectativas. 

Si algo me ha gustado especialmente es que Project CARS 2 te ofrece en bandeja desde el inicio todo el contenido que ofrece la obra de Slightly Mad Studios, que si bien puede parecer que atosigue al jugador con tanto desde el punto de partida, nada más lejos de la realidad, ya que nosotros tendremos la última decisión en nuestra mano.

El título de conducción ofrece varios modos de juego entre los que se encuentra el modo offline donde podremos disputar carreras contra una desafiante inteligencia artificial de la consola en dos estilos distintos: en una carrera a la medida en la que elegiremos nuestro coche y la pista donde disputaremos la carrera seleccionando las reglas que queremos que se apliquen, las condiciones meteorológicas que deseemos...; y, por otro lado, una sesión de pruebas en la que tras elegir coche y pista podremos configurar cualquier tipo de parámetro para poner en práctica nuestras habilidades al volante sin ningún límite de tiempo.

Aunque el verdadero núcleo de Project CARS 2 se encuentra en sus modos carrera y el juego online. Comenzando por este último, el modo online en la obra se presenta con varias mejoras y novedades con respecto a la primera entrega como la posibilidad de seleccionar rápidamente una serie de opciones que deseemos para la carrera desde el propio lobby.

La clave de la mejora del modo online se encuentra en una serie de filtros con los que podremos encontrar a determinados oponentes que reúnan una serie de características. Así podremos tener en cuenta tanto su reputación, es decir, jugadores que han sido puntuados por su seguridad en el modo online; y la habilidad de un conductor, es decir, con esta opción podremos encontrar a oponentes similares a nosotros en cuanto a destreza de juego se refiere. Estas pequeñas mejoras son detalles que hacen de Project CARS 2 una obra que demuestra haber aprendido de sus errores del pasado y ofrecer un producto online basado en el juego limpio, que es el principio fundamental que debe reinar en cualquier tipo de competición.


Por su parte, el modo carrera para un solo jugador ofrece un calendario lleno de eventos que abarcan multitud de categorías desde Fórmula 1, Ginetta Juniors hasta karts pasando por turismos hasta un total de nueve disciplinas del motor diferentes, en seis niveles distintos, que buscan crear una experiencia intensamente atractiva, desafiante y satisfactoria. Esto sumado a los más de 180 coches distintos y sus más de 60 circuitos hacen de Project CARS 2 un título completo de contenido hasta la bandera.

El objetivo de la carrera profesional como conductor es, sin duda, incluir nuestro nombre en el firmamento de las leyendas del automovilismo. Para ello tendremos una serie de metas personales a cumplir que definirán nuestra hazaña al volante. Así tendremos que alcanzar algunos objetivos que imponen un gran respecto como son vencer en varios eventos clave del calendario como la Indy 500 o las 24 Horas de Le Mans o convertirnos en piloto oficial para algunas grandes marcas como son Ferrari o Porsche. Sin duda, el modo carrera de Project CARS 2 se ha creado para plasmar de la manera más precisa la trayectoria profesional de un piloto del mundo real.

La importancia de las condiciones meteorológicas

Algo que salta a la vista, nunca mejor dicho, en Project CARS 2, es el ofrecer unos circuitos que se sienten realmente vivos. Son casi que el jugador 2 al que nos tendremos que enfrentar en cada carrera. Esto se debe principalmente al uso de la tecnología Live Track 3.0, de la cual hace gala el título de Slightly Mad Studios.



Dicho sistema aporta el poder competir bajo cualquier tipo de circunstancia meteorológica, a cualquier hora del día y en cualquier época del año, alcanzando las carreras unas cotas de realismo muy impresionantes. Así, tendremos climatología dinámica de manera que podremos correr en determinadas pistas en las que nieve, haya tormentas eléctricas, niebla, lluvia o días soleados. Esto afecta sobremanera al agarre que ofrecerá nuestro coche en la pista en todas las superficies. Por ejemplo, con una condición meteorológica de lluvia tendremos que tener en cuenta los charcos de agua así como su acumulación en determinados puntos del trayecto; con una condición de día soleado, habrá que tener ojo avizor con la temperatura que alcancen nuestros neumáticos al rodar en pista de cara a su enfriamiento y desgaste.

Además de afectar de manera realista la climatología, también ayuda a ofrecer paisajes únicos dentro de un mismo circuito. La pista lucirá diferente en función de la estación del año que nos encontremos y del tiempo que haga en ese momento. De esta manera, el aspecto visual se verá modificado incluso en la vegetación existente a nuestro alrededor.


Finalmente, me gustaría dedicar unas palabras en cuanto a su control. Si bien, casi la totalidad del tiempo jugado lo hemos hecho con un mando de PlayStation 4 y su control ha sido aceptable, al principio no han sido pocas las salidas de pista o problemas para aprender a manejar bien el coche en cuestión.

Esto es algo que, sin lugar a dudas, mejora y con creces si disponemos de un volante para la ocasión. Con un volante Project CARS 2 explota todo su potencial jugable en cada una de las carreras que deseemos disputar y como pocos títulos dentro de su género ofrecen a día de hoy. Si bien, si no se dispone de volante no quiere decir que la obra no merezca la pena. Ni mucho menos. Simplemente hará falta un buen extra de práctica para que mando y jugador se hagan uno para con el juego. Recomiendo encarecidamente comenzar este viaje desde los cimientos, es decir, desde las categorías más bajas que ofrece para ir creciendo como piloto y jugador.


Lo mejor:
  • Imponente apartado visual.
  • Ingentes cantidades de contenido desbloqueadas desde el minuto uno.
  • Explota muy bien sus núcleos duros: modo carrera y modo online.
  • Live Track 3.0, una maravilla tecnológica para representar la climatología.
  • De los mejores simuladores de conducción a día de hoy.

Lo peor:
  • El control con mando queda a años luz del control con volante.
  • Nada accesible a los menos experimentados en el género.

Partiendo de la base de que Project CARS 2 no es perfecto, lo que hace, lo hace de maravilla. La obra de Slightly Mad Studios alcanza unas cotas de realismo que difícilmente decepcionarán. El título ofrece un alto grado de simulación desde el minuto uno y nos sentiremos como si estuviéramos en la misma pista disputando una carrera nosotros mismos. Aunque lastra un regulero control con mando lejos de estar a la altura.

El comentado Live Track 3.0 tiene bastante culpa de ello. Esto se debe a que algo tan básico como un ciclo día-noche así como que determinadas condiciones meteorológicas tomen parte, en mayor o menor medida, de la carrera haciendo que las tengamos siempre en cuenta, aporta una buena dosis de realismo que me ha tenido siempre bien despierto al volante.

Esto sumado a los varios puñados de opciones de configuración tanto de control como de mecánicas en sí mismo, así como el disponer todo el contenido en bandeja desde el minuto uno sin necesidad de pasar ingentes cantidades de horas desbloqueándolo todo, ayuda a que Project CARS 2 se afiance como una de las experiencias automovilísticas más gratificantes dentro del género a día de hoy.

Nota: 9/10.

Análisis realizado por Fran del Rosal (versión de PlayStation 4). Copia facilitada por Bandai Namco.
FICHA TÉCNICA
Nombre: Project CARS 2
Género: Conducción, Simulación
Desarrollador: Slightly Mad Studios
Distribuidor: Bandai Namco
Jugadores: 1
Precio: 69.99€
Formato: PlayStation 4, Xbox One, PC (formato físico y digital)
Lanzamiento: 22/09/2017