miércoles, 13 de septiembre de 2017

Análisis: League of Evil


Nintendo Switch continúa reafirmándose como una gran casa para los indies desde su llegada el pasado mes de marzo. Dentro del enorme catálogo independiente ya disponible, así como todos los ya anunciados que están por llegar en los próximos meses, vengo a tratar de un título que posee esa esencia pixelada que irremediablemente me ha transportado a unas décadas atrás: League of Evil. El estudio Wobblyware lanzó en el año 2011 la primera versión del juego para dispositivos iOS y Android. Unos años más tarde, en 2016, se estrenó en PC vía Steam para, finalmente, llegar a Nintendo Switch gracias al buen hacer de Ratalaika Games.

En nuestras manos está el destino del mundo

En League of Evil encarnaremos a un superagente biónico con grandes dotes acrobáticas al que se le encomienda una tarea de máxima importancia: acabar con todos los malvados científicos que forman parte de la Liga el mal —dándole así nombre al juego—. Todo esto partiendo de la base de que se encuentran desarrollando una serie de armas de destrucción masiva que comprometerían la mismísima existencia del planeta.


Si bien, la historia en este título es una mera excusa para situarnos en el contexto del universo del juego, definir quiénes somos y darnos una simple causa por la que debemos llegar al final del nivel para acabar con el científico de turno. Como juego de acción y plataformas de desplazamiento lateral en dos dimensiones, el objetivo necesario para dar por superado el nivel es acabar con el científico que se encuentra al final de la pantalla. Junto a ello existen otros objetivos secundarios por nivel otorgándole un alto nivel de rejugabilidad. Uno de ellos se trata de hacernos con un maletín que habrá en cada fase; el otro, acabar el nivel en el menor tiempo posible. En base a ello nos valorarán de una a tres estrellas nuestro tiempo, aunque ya os adelanto que obtener el triplete estrellado no será una tarea sencilla.

El cuadro de control es tremendamente sencillo aunque nos ofrecerá más posibilidades de las que se ven a simple vista. Junto a las acciones básicas como son desplazarnos y saltar, se une el hecho de poder deslizarnos por las paredes así como realizar saltos dobles, asestar puñetazos y auténticas patadas voladoras que, bien combinado, nos darán la llave de la victoria en multitud de ocasiones.


En nuestra tarea por acabar con el científico de turno nos toparemos casi constantemente con una serie de enemigos u obstáculos que no nos pondrán las cosas nada fáciles. El dicho más vale maña que fuerza le viene como anillo al dedo a esta obra ya que lo importante que deberá tener el jugador son reflejos felinos a la hora de esquivar obstáculos, ataques enemigos o de determinadas armas automáticas colocadas estratégicamente. En este cometido la fluidez con la que cuenta el título es fundamental para su pleno disfrute, por lo que he acabado muy contento en este aspecto.

Ensayo y error

El personaje no posee una barra de vida ya que con tan solo un toque caeremos eliminados obligándonos a volver a intentar el nivel. Por lo que estamos ante un juego imbuido de una filosofía de ensayo y error propiciando partidas cortas y frenéticas que no suelen superar el medio minuto, lo cual viene como anillo al dedo a Nintendo Switch, especialmente, si estamos disfrutándolo en su vertiente portátil. La curva de dificultad está planteada realmente bien, yendo siempre de menos a más. En ningún momento he notado ningún trato injusto hacia el jugador: todo dependerá de nuestra habilidad. De entre los más de 140 niveles que trae el juego de base he llegado a la conclusión que no existe nivel imposible, sino jugador poco habilidoso


Si algo tiene League of Evil es que brinda al jugador con varias maneras de disfrutarlo. Junto a los niveles que incluye el juego base divididos en cuatro capítulos diferentes, tendremos la oportunidad de crear nuestros propios niveles al más puro estilo Super Mario Maker, compartirlos, descargar los de otros usuarios… y todo ello a través de las diferentes plataformas en las que está disponible gracias al sistema cross-share entre PC, Nintendo 3DS y WiiU.

El juego cuenta con una serie de logros que podemos consultar desde el menú principal y que, a falta de sistema de logros como tal en Nintendo Switch, incitarán a los jugadores que lo quieren todo a completarlos. Además, desde este mismo menú, podemos consultar algunas estadísticas la mar de interesantes como el número de veces que hemos muerto o cuántas patadas voladoras hemos propinado.

Si no existe, ¡créalo! 

Lo que hace realmente especial a este título es, sin duda, su editor de niveles. Gracias a esta herramienta podremos crear el nivel que nos plazca con un buen número de elementos que hará las delicias de los más creativos. Para ello podemos seleccionar varios tamaños del mapa, desde grande a pequeño, pasando por el estilo que queramos que tenga el mapa para, finalmente, ponernos a colocar diversos objetos desde los bloques básicos hasta enemigos, torretas y un sinfín de obstáculos —siendo esenciales el propio jugador, un científico y un maletín— con los que crear el nivel de nuestros sueños.

Una vez lo tengamos, el creador tendrá que dar ejemplo primero y tendrá que superar su propio nivel obteniendo el maletín y acabando con el científico de turno. Al completarlo, se podrá subir para que otros jugadores del resto de plataformas puedan descargarlo y sufrirlo disfrutarlo. Crear niveles me ha resultado muy divertido y gratificante, ello sin olvidar la posibilidad de disfrutar de los creados por otros descargándolos ya sea en un pack o buscando alguno en concreto con el código ID del mapa.



El apartado gráfico es algo que salta a la vista, y de manera muy positiva, nada más visualizamos el menú principal. League of Evil cuenta con un estilo pixelado en 8 bits que nos hará viajar a unas cuantas décadas atrás. Hay que destacar que algunos efectos visuales de algunos obstáculos y armas como los de la electricidad o el fuego están muy bien logrados. El detalle del pequeño reguero de sangre que salpica en el aire cuando propinamos una rica patada voladora le viene como anillo al dedo a un juego al que el píxel le sienta muy bien. Así como pequeña curiosidad, si lo deseamos, podemos desactivar el efecto de la sangre desde las opciones. En función del capítulo en el que nos encontremos veremos cómo el decorado general cambiará adaptándose a la temática que encarte y si tengo que quedarme con alguna esa es la ambientada en la selva.


Si alabo especialmente su apartado gráfico, no puedo decir lo mismo de su apartado sonoro. Que no se me malinterprete, las piezas musicales de estilo chiptune me encantan y acompañan al conjunto visual a la perfección. Si bien, en su variedad está el problema y es que la banda sonora se queda bastante corta, y siendo un título en el que repetiremos niveles una y otra vez es más que posible que en sesiones largas de juego acabemos cansados de escuchar la misma pieza de turno casi en un pseudobucle.


Lo mejor:
  • Jugabilidad frenética y adictiva.
  • Curva de dificultad bien llevada.
  • Editor de niveles para crear y compartir nuestras creaciones con cross-share.
  • Duración prácticamente infinita gracias a la posibilidad de descargar mapas de otros usuarios.
  • El apartado sonoro chiptune le sienta como anillo al dedo...

Lo peor:
  • ... aunque debido a su escasa variedad acaba siendo repetitivo.


League of Evil es una obra redonda. Lo hace bien en todos sus apartados destacando por su jugabilidad bien trabajada, fluida y tremendamente adictiva. Si de base ya ofrece la más que respetable cifra de 140 niveles, tenemos a nuestra disposición un completo editor de niveles con el que no solo podemos crear los nuestros propios si no que podremos jugar las creaciones de otros jugadores. Esto dota a la obra tanto de un alto nivel de rejugabilidad como de una duración casi infinita si tenemos en cuenta que estarán disponibles nuevos niveles a medida que la comunidad los crea y comparte. Con una relación calidad/precio/duración más que respetable, League of Evil es un descargable imprescindible para los amantes de los plataformas intrincados. Y recuerda: el mal nunca duerme.

Nota: 8/10.

Análisis realizado por Fran del Rosal (versión de Nintendo Switch). Copia facilitada por Ratalaika Games.
FICHA TÉCNICA
Nombre: League of Evil
Género: Acción, Arcade, Plataformas
Desarrollador: Wobblyware
Distribuidor: Ratalaika Games
Jugadores: 1
Precio: 7.99€
Formato: Descarga digital Nintendo Switch (eShop)
Lanzamiento: 31/08/2017