lunes, 24 de abril de 2017

Análisis: A Rose in the Twilight


Junto a htoL#NiQ: The Firefly Diary y el reciente Yomawari: Night Alone, el catálogo de juegos de corte indie que nos ofrece Nippon Ichi Software crece con la llegada de A Rose in the Twilight, un título que se presenta con muy buenas cartas para PlayStation Vita y PC vía Steam. Descubre si ha sabido jugarlas bien en nuestro análisis.

Un sanguinario y divertido poder

El juego comienza sin más preámbulos dándonos el control de nuestra protagonista: Rose, una chica que se despierta en un castillo abandonado en el que escucharemos el eco de nuestros pasos y que pronto descubriremos que cuenta con un curioso poder. Así, valiéndonos de una rosa la pequeña Rose podrá absorber y transferir el color a determinados objetos. Gracias a esto, avanzaremos por las mazmorras que se encuentran bajo la maldición de las espinas, resolviendo los muchos y variados puzles que el título nos ofrece.

El juego carece de textos excesivamente largos, pero no por ello no cuenta con su propia historia. Así, podremos conocer más del universo de A Rose in the Twilight gracias a los pergaminos con los que nos iremos topando a medida que avancemos en la búsqueda de la salida, los cuales nos ofrecen un pedacito de la historia y nos van hilando de manera muy fina acerca del porqué de todo.


La premisa de este poder es que un objeto, al quedar desprovisto de su color, se vuelve estático y, por lo tanto, no se moverá del sitio en el que se encuentre... incluso aunque esté en el vacío. Por lo que será tremendamente interesante ya que, gracias a él, podremos construir puentes en el aire, por ejemplo. Este líquido viscoso color rojo intenso no es otra cosa que la sangre. Después de absorberla, podremos visualizar los recuerdos ligados al dueño de esa sangre en una descriptiva animación como si de un teatrillo se tratase. Estas representaciones casi teatrales junto con los pergaminos y demás elementos de los que nos adueñemos durante nuestra aventura quedarán depositadas en nuestro inventario para así tenerlas siempre a nuestro alcance en caso de querer volver a echar un vistazo.

Estos recuerdos de sangre, los cuales se encuentran esparcidos por las distintas estancias de todo el castillo, son realmente importantes de cara a comprender la historia del pasado de Rose en su plenitud. Los mismos serán fácilmente identificables en charcos de sangre junto a cuerpos que se encuentran ya inertes. Además, al completar la zona en cuestión, al final aparecerá un pequeño monumento que, tras absorber su sangre, visualizaremos en el mapa las estancias donde nos hemos dejado algún recuerdo de sangre. A pesar de ello, la trama no es que sea excesivamente destacable, si bien es correcta, queda en un segundo plano para darle todo el protagonismo a lo que prima en este título por encima de todo: los puzles.


En los puzles jugará un papel importantísimo la mecánica estrella del título que al principio del análisis os hicimos alusión. Rose podrá absorber y devolver la sangre a determinados objetos a su antojo. Para dotar a los objetos del color rojo intenso, bastará con emplear el botón cuadrado: en caso de haber varios objetivos cerca, podemos seleccionar el que queramos con la cruceta para devolverle su movimiento.

Más vale maña que fuerza

En caso de fracasar en el intento de resolver algún puzle, podremos suicidarnos para reaparecer en el último punto de control —representado por unos cristales rojizos que se activan al pasar por ellos— manteniendo pulsado el botón Select. A Rose in the Twilight es un título elementalmente de puzles que no destacan por ser extremadamente difíciles ni desesperantes, aunque tampoco es que vaya a ser un caminito de rosas. Y es que en más de una ocasión tendremos que aplicar el famoso principio de ensayo y error para alcanzar las soluciones a todos ellos. Sin duda, serán necesarias grandes dosis de imaginación, sincronización y maña durante la tarea.


Pero Rose estará sola por muy poco tiempo. Pronto conoceremos a nuestro compañero de aventuras que será clave fundamental en la resolución de los puzles. Se trata de un Gigante de piedra con el que podremos intercambiar el control a nuestro antojo así como llevar en brazos a la pequeña e incluso lanzarla por los aires si la situación así lo requiere. Al ser de piedra, podrá realizar determinadas acciones que Rose no, como atravesar cualquier camino lleno de espinas sin sentir ningún dolor, lanzarse desde grandes alturas sin hacerse ni un rasguño o transportar determinados objetos como barriles o enormes trozos de piedra. Si bien, Rose también ofrecerá determinadas características que el Gigante no, como el poder de absorber sangre de los objetos o subir escaleras de mano. En resumen, el binomio Rose-Gigante de piedra es fundamental y es que para completar cada zona tendremos que llegar al final con ambos personajes.

Hablando de zonas, este castillo maldito se encuentra dividido en varias de ellas y ofrecerá, además de un estilo visual diferente, un elenco de nuevas mecánicas y objetos con los que resolveremos los acertijos que se nos plantean. Esto, sin lugar a dudas, dota al título de un frescor en su desarrollo evitando caer en la monotonía, regalándole al jugador una mecánica original y divertida. Lo peor de todo es que, cuando queramos darnos cuenta, habremos terminado el juego. Ya que tendremos que pasear por tan solo seis zonas distintas sumando así alrededor de 8 a 10 horas de juego.


Eso sí, en este pequeño saco de horas, disfrutaremos del diseño bonito y realmente adorable que muestra el título de Nippon Ichi Software. Pero, como se suele decir, no juzguéis a un libro por sus tapas. Más allá de esta corteza visual adorable se esconde un interior siniestro y sangriento a partes iguales. Rose morirá de muchas y variadas maneras, a cada cual más sanguinaria. Los escenarios grisáceos resaltarán mejor que ningún otro color en la paleta este toque sangriento.

Finalmente, la banda sonora ni destaca ni es memorable. Se limita a acompañar a la acción mientras encontramos una solución al puzle en cuestión. Lo que sí hay que mencionar son los variados efectos de sonido que en más de una ocasión nos ayudará un poco en la resolución de los puzles, como a la hora de abrir determinadas puertas o accionar palancas.

Lo mejor:
  • Jugabilidad simple pero perfectamente ejecutada.
  • La original y divertida mecánica de Rose.
  • Una corteza visual adorable que esconde un interior siniestro y sangriento.

Lo peor:
  • Movimientos, en ocasiones, algo toscos y forzados de los personajes.
  • Una banda sonora que no destaca.

A Rose in the Twilight no llega para ofrecernos una gran historia con unos personajes inolvidables. Este no es su objetivo. La obra de NIS es, elementalmente, un buen juego lleno de puzles, a cada cual más original, en el que tendremos que aprender muy pronto a saber coordinarnos entre dos personajes tan únicos como son Rose y el Gigante de piedra, ya que cada uno tendrá unas características especiales con las que no contará el otro. Y será la combinación de ambas lo que nos dé la llave de la victoria. Todo ello con un fondo siniestro y sangriento envuelto por una corteza visual adorable con un buen equilibrio entre la sencillez y la dificultad que hará las delicias de cualquier fan de los rompecabezas.


Nota: 7.5/10.

Análisis realizado por Fran del Rosal (Versión PlayStation Vita). Copia facilitada por NIS Europa.
FICHA TÉCNICA
Nombre: A Rose in the Twilight
Género: Plataformas, Puzle
Desarrollador: Nippon Ichi Software
Distribuidor: Nippon Ichi Software
Jugadores: 1
Precio: 19.99€
Formato: Cartucho o descarga digital PS Store (PlayStation Vita), Steam (PC).
Lanzamiento: 14/04/2017