lunes, 27 de marzo de 2017

Impresiones: Splatoon 2 Global Testfire


Aunque muchos no lo quieran, WiiU seguirá presente entre todos nosotros de una u otra forma. Dejando a un lado las cosas buenas y las no tan buenas que deja tras su paso la anterior sobremesa de Nintendo, lo que sí es cierto es que deja consigo un legado a tener en cuenta. Splatoon fue —y es—una de las últimas mejores IPs de los de Kioto y eso que al principio dejó frío a más de uno.

Comenzando este pasado viernes y extendiéndose a lo largo del fin de semana tuvo lugar la Splatoon 2 Global Testfire, evento ya conocido y realizado con la primera entrega de este refrescante shooter de acción de Nintendo nacido en WiiU. A lo largo de las seis sesiones de una hora que ofrecía a cualquier poseedor de Nintendo Switch previa descarga del software gratuito necesario a través de la eShop, ponían en bandeja para todo el público el poder disfrutar por primera vez de esta segunda entrega.

En Splatoon la premisa fundamental es que gana el equipo que más zona del escenario logre pintar y no quien realice más bajas. Obviamente, derribar a nuestros enemigos en el terreno de batalla ayudará a pintar aquella zona que se encuentre protegida por el equipo rival. Pero ello sin dejar de lado que lo realmente importante es conseguir que nuestro color monopolice el máximo posible.

El Difusor Dual como principal novedad

Nada más comenzar, antes de ser asignados al azar en uno de los dos parajes donde lucharíamos por pintar más que nadie, tuvimos la libertad de elegir nuestro arma entre cuatro disponibles. Tres de ellas nos son conocidas de la primera entrega —lanzatintas, cargatintas y rodillo básico— siendo el Difusor Dual la principal novedad del conjunto. Personalmente, el Difusor Dual nos ha encantado y otorga, sin lugar a dudas, un dinamismo enorme tanto para pintar terreno como para plantar cara al combate en distancias más bien cortas gracias al movimiento evasivo lateral que podremos realizar al llevarlas equipadas.


También es importante tener en cuenta que cada set de arma que elijamos lleva consigo un arma secundaria —normalmente un tipo de bomba de pintura— y un ataque especial del que podremos valernos en la batalla cuando este esté cargado al máximo. La novedad en este movimiento especial vuelve a ser para el Difusor Dual ya que gracias a la enorme potencia de chorro que es capaz de liberar, podremos sobrevolar determinadas zonas equipados con una mochila cual jetpack mientras lanzamos potentes cañonazos de pintura. 

En caso de que el giroscopio no os convenza durante el control de la cámara, era posible desactivarlo desde el menú de selección de arma presionando el botón +. Para gustos, colores. Pero en lo personal hemos encontrado un gran aliado en el giroscopio —que nos ha salvado de muchas, todo sea dicho— especialmente mientras jugábamos en modo televisión. Hay que señalar que en modo portátil nos ha costado acostumbrarnos un poco más, pero suponemos que nada que no pueda solventar unas cuantas partidas más para terminarnos de convencer. 

Una experiencia —casi— sin interrupciones

Otro de los puntos importantes a comentar se trata de, cómo no, la calidad de las partidas y su conexión. A decir verdad, de las tres sesiones que hemos podido disfrutar por cuestión de compatibilidad horaria, tan solo en la primera de todas —la del viernes— tuvimos un par de problemas de conexión a la hora de crear la partida en el emparejamiento de equipos. Por lo demás, en ningún otro momento hemos experimentado problema alguno. El transcurso en sí de la partida ha ido fluido en todo momento, lo cual es crucial para un juego tan frenético como Splatoon. La tinta luce mejor que nunca, tan viva y tan plástica, tanto en la pantalla de Switch como en el modo televisión.


La transición del WiiU gamepad a Nintendo Switch

Como muchos sabréis, una de las características principales de WiiU es su apodado tabletomando, el cual está provisto de una pantalla. En la primera entrega de Splatoon, este control nos servía principalmente para realizar un supersalto desde nuestra base para aparecer al lado de algún compañero. Los temores de muchos al conocer que la nueva máquina contaría con una nueva entrega de Splatoon sin valerse de segunda pantalla fueron enormes. 

Si bien, la adaptación del tabletomando a las capacidades de Nintendo Switch no ha podido ser mejor. Será gracias al botón X con el que podremos acceder al instante al mapa de la zona y seleccionar a nuestro compañero hacia el que queremos realizar el supersalto ya sea valiéndonos de la cruceta o de un ingenioso puntero que podremos mover inclinando nuestro mando —ya sea el mando Pro o con los JoyCon en su grip— para seleccionarlo.


Aunque gracias a la pantalla extra que ofrecía el tabletomando de WiiU podíamos conocer en todo momento cómo iba la partida y qué zonas del terreno se encontraban conquistadas por un color. Ahora para hacer esto, tendremos que recurrir a visualizar el mapa en la misma pantalla en la que estamos jugando, por lo que no será fácil realizar dicha tarea salvo que nos apartemos a una zona alejada de donde se encuentre el meollo de la batalla. Con el tiempo nos acostumbraremos a buen seguro.

Splatoon 2 convence

El Global Testfire de la segunda entrega del legado que nos deja WiiU nos convence y con creces dejándonos un gran sabor de boca y con enormes ganas de sacar el alma de pintor que llevamos dentro. Hay que tener en cuenta que esto no es más que una versión de demostración por lo que las novedades son reducidas y se muestra muy continuista con respecto a la entrega original.

Aunque su fuerte es la vertiente online no podemos olvidar que el juego contará también con una campaña enfocada para un solo jugador al igual que la entrega original y de la que esperamos que nos ofrezca un poco más que la de dicha entrega. El Difusor Dual, principal novedad en el apartado jugable, nos ha convencido y mucho y eso que no es más que la punta del iceberg de todo lo que aún le queda por demostrar a Splatoon 2.