jueves, 2 de febrero de 2017

Análisis: Lifespeed


New Nintendo 3DS es la última revisión de la familia Nintendo 3DS, la cual se anunció que estaría provista de una potencia extra con respecto al modelo original que le permitiría mover una serie de juegos que sería incapaz la otra. Con esa baza, el primer título exclusivo destinado a la misma se trató de Xenoblade Chronicles 3D, una versión que viene directamente del juego visto en Wii manteniendo intactas todas sus características salvando algunos detalles como su, aún, peor aspecto gráfico principalmente por la pantalla de la máquina. Tras él, desde abril de 2015, ningún otro juego ha sido lanzado de manera exclusiva por parte de Nintendo más allá de ofrecer funcionalidades extra en algunos como The Legend of Zelda: Majora’s Mask o Monster Hunter 4 Ultimate, donde el c-stick adoptaría una función vital en el manejo de la cámara. 

A pesar de que el caudal de juegos exclusivos hasta el momento no ha sido demasiado glorioso, en WeeManStudios se pusieron manos a la obra con uno de los pocos juegos realmente exclusivos que podemos encontrar en New 3DS y no en ninguna otra consola —por el momento—. Se trata de Lifespeed, un título que tal y como cuentan sus creadores, está inspirado en una escena final de Star Wars: El Retorno del Jedi tanto en su vertiente jugable como el trasfondo que ofrece su historia.

¡Tu planeta te necesita!

Hace mil años una gran guerra amenazó con destruir la galaxia. El United Government se articuló para detener el inminente Armagedón que estaba a punto de suceder. La solución se llamó Lifespeed, un auténtico genocidio que se pone en marcha en lugar de la guerra cuando hay que discutir sobre los recursos que un planeta necesite, de manera que unos cuantos sujetos representantes de cada lugar son elegidos para pilotar las naves y es en la pista donde se decide todo. Nosotros somos Cypher Reid, un mercenario misterioso a la vez que enigmático cuyas intenciones no quedan del todo claras. Nuestro objetivo es convertirnos en el Archon, el mandamás de toda la galaxia consiguiendo derrotar al que se encuentra ocupando actualmente el puesto.

La historia es, sin lugar a dudas, una mera excusa para avanzar de carrera en carrera. Si bien, debemos destacar de manera muy positiva su existencia puesto que hace de manera más liviana y natural la transición entre las distintas carreras que se nos presentarán en el modo historia creando el caldo de cultivo perfecto para lograr una buena inmersión en el universo que nos tratan de mostrar WeeManStudios.


Además la historia se nos irá contando por medio de unas secuencias que lucen como si de un cómic se tratase. Un gran detalle que parece que se les ha escapado se trata de dar la opción al jugador de pasar de viñeta en viñeta a nuestro libre albedrío, ya que según la velocidad de lectura que apliquemos habrá bocadillos que no logremos leer al completo a tiempo, antes de que pase de manera automática al siguiente —ojo que si pulsamos el botón A, saltaremos automáticamente todo el texto—. Además, ya os adelantamos que la historia no queda conclusa en esta entrega y nos dejarán con saber ganas de más con el famoso to be continued. Por lo que habrá que esperar a ver si en el futuro el estudio nos ofrece una nueva entrega o episodio donde continúen la historia de Cypher Reid.

Compite por la supervivencia

Sin duda, el groso de Lifespeed reside en sus carreras de vida o muerte por la supervivencia de un planeta entero, las cuales se componen de unas determinadas vueltas en función de la pista en la que vayamos a correr. Aquí no existe el botón de aceleración —aunque sí el de frenada al que nunca hemos tenido la necesidad de recurrir—, ya que una de las características del título reside en que la aceleración es automática consiguiendo una impresión de claustrofobia que va unida al hecho de que las pistas se extienden por túneles. Si bien, no penséis que será un camino de rosas, puesto que no serán pocos los obstáculos que nos comeremos si no vamos con ojo avizor. Cualquier colisión provocará una pérdida súbita de nuestra velocidad perdiendo en consecuencia varias posiciones si no reaccionamos a tiempo. 

Parece algo insignificante, pero la decisión de no introducir el control de la aceleración provoca que el jugador se centre más en la acción que se disputa en la pista, limitándose solo a dirigir su aeronave, disparar con A, frenar con B o hacer algún que otro barrel roll con L o R, el cual nos hace añorar al de Star Fox 64 3D y del cual tendría que aprender bastante Lifespeed. Por lo demás, en cuanto al cuadro de control, si os estáis preguntando que al ser un título exclusivo de New Nintendo 3DS hará uso de su peculiar c-stick, la respuesta es negativa. Para apuntar a nuestros contrincantes no nos podremos valer de él, y es algo que tiene sentido —aunque cueste vérselo— ya que aumenta la habilidad por parte del jugador en cuanto al uso que realice de las diversas armas que nos irán proporcionando. Esto, en cierta medida, hace de la obra de WeeManStudios poseer un carácter diferenciador con respecto a otros títulos del mismo género.


A lo largo y ancho de las pistas donde nos jugaremos nuestra supervivencia y la del planeta de donde procedemos, además de con obstáculos, nos toparemos con varios anillos que nos proporcionarán una serie de impulsos instantáneos de velocidad u otros que aumentarán nuestra potencia; armas al azar como bombas o misiles con los que atacar a nuestros contrincantes; anillos que recuperarán parte de nuestros escudos —que son nuestros puntos de salud—; anillos que sumarán una vida al montante de las que dispongamos, entre otros. 

Durante nuestra travesía, tendremos la oportunidad desde los ajustes del juego de seleccionar qué valores veremos en la interfaz, tales como el medidor de potencia, indicador del arma que portamos lista para usar, la puntuación que llevamos, el nivel de los escudos o salud de la nave, la velocidad que llevamos así como el número de vidas con las que contamos, sin olvidar que también podremos saber en todo momento qué posición ocupamos en la pista.

Gráficamente cumplidor

Las pistas no se sienten vacías ya que no serán pocos los obstáculos que nos entorpecerán en nuestro cometido y tendremos que saber coger bien las curvas si no queremos colisionar con algún elemento haciéndonos perder posiciones en la parrilla. Además, hay que destacar el buen decorado exterior que se puede observar a través de los túneles, luciendo cada pista distinta a la anterior y acorde al planeta en el que nos encontramos. En cuanto al efecto 3D hay que señalar que posee, si bien tan solo se limita a mostrarnos en un primer plano los valores de la interfaz que en el anterior párrafo hemos señalado por lo que su uso es bastante prescindible. En cualquier caso, no hemos notado ningún bajón de frame que podamos reseñar y que entorpezca la experiencia de juego, tanto con el efecto activado como sin él. Por lo que disfrutaremos de gloriosas carreras a Mach 2.

La variedad existente en las pistas que, pese a todo, nos parecen algo escasas, se extiende y de mejor forma, al elenco de personajes jugables en determinados modos de juego que a continuación señalaremos, habiendo hasta un total de once seleccionables incluyéndose tanto protagonistas como antagonistas de la historia.


A este respecto, hay que señalar que durante la historia principal correremos en ocho pistas distintas sitas en cuatro planetas con sus peculiaridades. Algo que nos ha gustado mucho es el lore con el que cuenta cada planeta y cada personaje seleccionable en otros de los modos que incluye Lifespeed: el modo carrera, donde elegiremos a un personaje y una pista, y el modo campeonato donde competiremos en la temporada de campeonatos. En último lugar, disponemos de tablas de clasificación online tanto a nivel global como entre amigos. Estos modos son un buen aliciente para que la vida de Lifespeed se alargue y no quede solo en el modo historia. Porque de ser así, estaríamos ante un título tremendamente corto y fácilmente superable en dificultad intermedia, de las cuatro que nos ofrece el juego, en apenas una hora. Si bien es cierto, hemos probado la dificultad máxima y es la mejor dificultad sin duda alguna para los que busquen un mayor reto e incluso sientan en la palma de sus manos la desesperación. Esto hace notar que el título de WeeManStudios está confeccionado para ser accesible a todo el mundo.



No podemos dejar de lado el hecho de que el título se encuentra disponible en varios idiomas entre los que se incluye el español, aunque se nota en muchos textos que se ha realizado una traducción algo forzada y no localizada correctamente. Finalmente, en cuanto a su banda sonora, lejos de ser memorable, acompaña perfectamente a la acción aunque hemos notado cierta repetición en algunos temas. Los efectos de sonido están a la altura de lo esperado y ayudarán a sumergirse de lleno en la competición por la supervivencia. 


Lo mejor:

  • Variedad de personajes seleccionables para los modos Carrera y Campeonato. 
  • Las descripciones, tanto de los planetas como de los personajes jugables, aportan un extra de inmersión.
  • Hasta cuatro niveles distintos de dificultad, siendo así un título accesible para todo el mundo.
  • Las tablas de clasificación online son un buen aliciente para alargar la vida del título.
  • Historia que, sin ser una maravilla, hace muy bien su función de nexo entre carrera y carrera ayudando al jugador a sumergirse en el mundo de Lifespeed…

Lo peor:

  • … aunque al final queda inconclusa y peca de ser corta.
  • Inexistencia de botón para pasar a placer las escenas con texto de la historia.
  • El número total de pistas se nos antoja algo escaso.
  • El barrel roll no es todo lo útil que debería.

Lifespeed es una propuesta muy interesante dentro del, por desgracia, escaso catálogo de exclusivos destinados a New Nintendo 3DS. Con una premisa original, en la que nos veremos forzados a disputar carreras por la supervivencia de nuestro propio planeta con una historia de trasfondo que, si bien no deja de ser una escusa para avanzar de pista en pista, ayuda al jugador a introducirse en el mundo que nos tratan de presentar desde WeeManStudios. Una de las cosas de las que peca es de su escasa duración y nos sentiremos con la miel en los labios cuando lleguemos al final de la misma cerrada por un to be continued que no sabemos si continuará de verdad.

Nota: 8/10.

Análisis realizado por Fran del Rosal. Copia facilitada por WeeManStudios.
FICHA TÉCNICA
Nombre: Lifespeed
Género: Arcade, Carrera, Disparos (shooter)
Desarrollador: WeeManStudios
Distribuidor: WeeManStudios
Jugadores: 1
Precio: 5.99€
Formato: Descarga digital eShop (New Nintendo 3DS)
Lanzamiento: 02/02/2017