domingo, 22 de enero de 2017

Reseña: Twin Star Exorcists: Onmyouji #1


Se anunció su licencia por parte de Norma Editorial en el 34º Salón del Cómic de Barcelona del pasado año, dijeron que sería novedad en la edición 22º del Salón del Manga de Barcelona de ese mismo año, y Norma cumplió, pero por partida doble. A partir del 29 de octubre de 2016 se lanzaba al mercado español el primer y segundo volumen de Twin Star Exorcists: Onmyouji (título oficial de la obra en España), pero el primer tomo no vendría solo, también le acompañaría su respectivo cofre habitual que tan acostumbrados nos suele tener la editorial para acoger a los diferentes tomos que compondrá la obra (recuerdo que dicho cofre es exclusivo y sólo estará disponible con la primera tirada de este pack, una vez Norma reimprima el tomo 1 ya no habrá más cofres). Aprovechando que la obra era novedad en el Salón, Norma, para promocionarla, ofreció un pack especial que unía los dos tomos y el cofre, a la venta exclusivamente en su stand oficial del Salón (en otros stands donde vendían el mismo título no estaba). Dicho pack fue el que finalmente compré para iniciarme con este obra, obra con la que mucha gente se alegró tras ser anunciada meses atrás pero que una servidora nunca había oído hablar de ella anteriormente y sólo me llamaban sus magníficas portadas y, quizás, algo me decía que le podía darle una oportunidad a este shônen.

Twin Star Exorcists: Onmyouji, cuyo título original lo conoceréis mejor como Sousei no Onmyouji, se empezó a publicar en la revista Jump SQ (Jump Square) de Shueisha en noviembre de 2013 y hasta ahora lleva recopilados 10 tomos en Japón estando aún abierta. El guión y dibujo viene a cargo del mangaka Yoshiaki Sukeno, autor que lo conocemos por su obra Bimbogami Ga! con la cual este verano la editorial Ivrea completaba con su último tomo reuniendo un total de 16. De esta manera, Twin Stars Exorcists es la obra más reciente de Sukeno y con la que está actualmente trabajando. A día de hoy, se está emitiendo desde abril de 2016 un anime basado en la historia del manga por Studio Pierrot con 50 episodios en total.

Benio y Rokuro, protagonistas de Twin Star Exorcists
Las impurezas… unos monstruos que provienen de una dimensión paralela llamada Magano y que atacan a los humanos. Rokuro Enmadou es un estudiante de secundaria cuyo sueño era convertirse en el exorcista más poderoso, aquél que algún día libraría al mundo de todas las impurezas, pero a raíz de cierto accidente decidió rechazar esa idea. Un buen día, el destino hizo que una chica llamada Benio Adashino cayera del cielo justo ante sus ojos…”. Ésta es la premisa con la que el primer tomo de Twin Star Exorcists  nos presenta la obra. Si bien este planteamiento de la historia no nos cuenta nada nuevo (chico joven que dejó de luchar contra los monstruos, lucha entre el bien y el mal), ni tampoco especifica muchos detalles inusuales al lector para que le atraigan o le pique la curiosidad, reconozco que si me hubiera guiado por este texto hubiera dejado el tomo en el estante donde estaba nada más leerlo. Sin embargo, de haber sido así, me hubiera perdido la oportunidad de conocer una historia que tras su lectura me ha dejado con muy buenas impresiones, sensación que luego se consolida tras la lectura del segundo tomo.

Rokuro en acción
La historia nos sumerge en el mundo de los exorcistas, personas con la capacidad de usar poderes gracias a los talismanes para luchar y purificar a las impurezas y a los espíritus malignos. Ya de primeras vemos que nuestro protagonista Rokuro no está dispuesto a participar más en dicha profesión, de tal manera que se ausenta de las prácticas de exorcismo que sí vemos que ejercen sus otros compañeros de la residencia Seika, una de tantas donde se aprende a ser un buen exorcista. Los personajes que se presentan intentan insistirle que vuelva a ser exorcista pero Rokuro se niega rotundamente desde que pasó el incidente de la residencia de Hiinatsuki, una tragedia que ocurrió hace dos años donde todo quedó arrasado y Rokuro fue el único superviviente. Más adelante, un Rokuro harto de la persistencia de los demás, va paseando por un puente cuando de repente ve que una chica, Benio, cae al agua... Acto seguido intenta salvarla pero al final es ella la que acaba salvándole a él ya que este último resulta ser el que no sabe nadar... A partir de este encuentro casual (¿o no?) se establece una primera relación de rifi-rafes entre los dos personajes, Rokuro y Benio, que más tarde evolucionará a otro nivel, ya que no saben que sus destinos estarán ligados por una profecía... Más adelante Rokuro descubrirá que Benio es una exorcista tras presenciar una batalla contra unas impurezas en el mundo de Magano, y también veremos que Rokuro no se las gasta de exorcista novato, sino que hará uso de un sospechoso talismán negro para vencer a una gigantesca impureza con la que Benio no contaba con las de ganar... Harto de la personalidad de la chica tras este suceso, a Rokuro no le quedará otra que soportarla en el día a día tras instaurarse en su residencia en Narukami (región de Kanto) y en su misma clase en el instituto.

El desarrollo de la historia da un vuelco cuando hace su aparición el personaje de Arima Tsuchimikadu, el líder del gremio de los exorcistas, que pese a una introducción del personaje bastante cómica e inusual para el rango de personaje que es, luego nos sorprende aportando varios elementos en la historia que darán juego y riqueza a la trama de este primer tomo. Entre ellos, destacar la reunión concurrida de exorcistas de alto rango a la que acuden Rokuro y Benio y sus amigos por orden del líder, donde se pondrán todas las cartas sobre la mesa y tras esta reunión dará inicio al meollo de toda la historia ligada con cierta profecía; la batalla entre Rokuro y Benio aportará grandes viñetas de acción y tensión donde veremos el potencial de espíritu, fuerza y lucha de cada uno y, tras el fin de ésta, Arima hará la revelación a todos los allí presentes de que Rokuro y Benio son los "Exorcistas de las Estrellas Gemelas", título que se le concede a aquel matrimonio que concebirá al Heraldo de Dios, el exorcista más fuerte del mundo que purificará todas las impurezas y destruirá el mundo de Magano.

Arima en la reunión de exorcistas
A partir de aquí nuestro dúo protagonista le tocará asimilar y aceptar el destino que les ha tocado, destino que aparentemente no casa con las propias ideas personales de cada uno, y del mismo modo, tendrán que enfrentarse a sus miedos y a tomar decisiones necesarias para actuar a consecuencia de sus actos. El tomo 1 se completa con un extra (Benio en Kioto) que abarca una pequeña muestra de lo que era la vida de Benio en Kioto y cómo después acabó mudándose a Narukami (región de Kanto) y luego otro extra de viñetas cómicas y un par de hojas donde el autor Sukeno nos cuenta cómo fue el inicio de empezar a publicar esta obra. Algún detalle más a mencionar en el tomo es la inclusión de "Notas adicionales" tras acabar la lectura de cada capítulo, donde se hace mención a algún elemento del exorcismo acompañado de un diminuto boceto y con una pequeña anotación sobre al que hace referencia (concretamente en este tomo salen "Los Exorcistas", "Abe no Seimei" y "Los Talismanes"). Del mismo modo, la edición presenta algunas notas del traductor que aportan un pequeño extra para comprender mejor sobre los exorcismos como cuando algún personaje utiliza expresiones, oraciones, etc.

Impurezas
En cuanto al dibujo de Sukeno me encontraba con mi primera toma de contacto con el autor y tras ello decir que mi experiencia ha sido positiva y ha ido de menos a más. Esta valoración con tendencia favorable la explico más que nada porque la mayoría del primer capítulo, a excepción de algunos detalles y las últimas veinte páginas del mismo, predominaba un arte correcto y limpio, pero nada destacable que me impresionara hacia a mi persona. Sin embargo, conforme iba terminando el último capítulo y avanzando en el resto, se van presentando mejoras en el dibujo como se aprecia en la evolución del detalle en varios aspectos, por ejemplo cuando hay peleas más duraderas e intensas -elemento que predominan más allá del segundo tercio del tomo y no en el primero-, donde las armas, los golpes y los movimientos están muy logrados y sí resulta un dato a destacar sobre el arte de Sukeno. Del mismo modo, se perciben bastante bien las expresiones de los personajes cuando el autor las dibuja en primer plano ya que son más intensas y emocionantes. Sobre la caracterización de los monstruos, si hay un adjetivo que pueda definirlos es con la palabra grotescos, y Sukeno logra esa impresión con su dibujo, usando eso sí, más sombras y mejor trazo en los últimos que en los primeros, pero sin menospreciar el dibujo de los iniciales. Dejando a un lado el gran detalle que nos encontramos en las peleas, al otro lado de la balanza, el autor incluye a menudo dibujos de trazos simples, limpios y sencillos, sin tramas para facilitar el entendimiento del sentido argumental, en este caso, cómico que hacen su función muy acertada ya que más de una risa me he llevado al leer el volumen. 

En definitiva, el primer tomo de Twin Star Exorcists asienta las bases que darán lugar a toda la historia, con una buena introducción al mundo y a la mayoría de los personajes y con un desarrollo de la trama que va en aumento aportando sucesos clave en los momentos adecuados, sucesos que al final acaban siendo lo más destacable de todo el volumen y lo más recordado. Presenta también un buen guión que nos sumerge en una historia entretenida y absorbente con algún giro que otro para aplaudir que seguro que no será el único con el que nos brinde la obra en el futuro. Sukeno sabe jugar con el humor y aportar personajes atípicos como Arima, que si bien es un personaje de alto rango, aparece semidesnudo y con una personalidad inesperada al estereotipo de este tipo de individuos. Hablando sobre los personajes, los que se llevan el protagonismo son el dúo principal sobre todos, quizás con algún amago a destacar de Arima pero se queda ahí. Tenemos por un lado a Rokuro, quien soñaba en convertirse en el exorcista más poderoso, sueño que se rompió tras lo ocurrido en Niihatsuki; y por otro lado tenemos a Benio, la chica que está decidida a exorcizar a todas las impurezas del mundo... Cada uno con su pasado que se encuentran en el presente y que tienen una conexión para el futuro. Un dúo que se refuerza cuando están juntos aportando momentos de acción, tensión y humor en la que todos estos aspectos están se encuentran perfectamente equilibrados en toda la trama. Sin duda alguna he disfrutado mucho de Twin Star Exorcists, me he encontrado un shônen que combina de manera equilibrada acción, fantasía y comedia romántica a partes iguales y que aporta disfrute y entretenimiento, así como una pizca de drama acompañada de misterio detrás.

Benio y Rokuro
La traducción viene a cargo de Laura García Alarcón, con corrección de Montse Muñoz de Drac Studio y la realización técnica es de parte de Noelia Jiménez. Labor que en su conjunto ha dado lugar a un buen trabajo entre todas donde no les achaco ningún pero. La edición de Twin Star Exorcists: Onmyouji de Norma Editorial es en formato C6 (11,5 x 17,5cm) rústica con sobrecubierta con 192 páginas en blanco y negro que conforman los 3 capítulos más el extra. Además, este primer tomo contiene un desplegable con una ilustración a todo color que viene protagonizada por nuestro dueto de personajes principales, ambos cara a cara preparados para la batalla con sus respectivas armas. Este tipo de extras es un buen detalle que se agradece mucho que se incluya. Como ya comentaba al comienzo, la primera tirada de este primer tomo viene con un cofre contenedor (totalmente gratis pero limitado) con el que Norma ha decorado con dos potentes y geniales ilustraciones que quedan perfectas en el diseño del cofre.



FICHA TÉCNICA
Nombre: Twin Star Exorcists: Onmyouji (双星の陰陽師)
Género: Acción, Fantasía, Comedia romática
Demografía: Shônen
Autor(es): Yoshiaki Sukeno
Publicado en Japón en: Jump Square (Shueisha)
Publicación: 2013 - actualidad
Volúmenes: 10 (en publicación)
Publicado en España (en): Norma Editorial (8 €)