sábado, 4 de junio de 2016

Análisis: Yo-kai Watch


El fenómeno de Yo-kai Watch llegó hace un mes a Europa para quedarse durante mucho tiempo en las vidas de niños, jóvenes y mayores con su anime, manga, videojuego y una gran cantidad de merchandising para disfrutar al máximo nivel este universo que desde 2013 no deja de tener éxito en Japón. De la mano de Level-5, tras una larga espera ya podemos gozar del primer videojuego creado de la marca para Nintendo 3DS cuyo análisis os traemos para el deleite de todo aquel interesado por esta misteriosa aventura en pequeña pantalla.

¡Bienvenido al mundo de los Yo-kai!

Un bonito día de verano en la ciudad de Floridablanca, Nathan, un estudiante de primaria de lo más normal, sale al bosque en busca de insectos para un proyecto de la clase de ciencias de su colegio y así darle una «paliza» a sus amigos con bichos de lo más raros. Sin embargo, en lugar de encontrar bichos, se encontrará bajo a un sagrado e inmenso árbol una extraña máquina de bolas expendedora. Por si esto fuera poco, además, una misteriosa voz le susurrará que meta una moneda en ella, algo que al final acabará haciendo para sorprenderse aún más tras aparecer Whisper, un Yo-kai bastante bocazas que le agradecerá haberle liberado tras 200 años encerrado en ese inusual cacharro.


Este, autoproclamado como “Yo-kai mayordomo”, le regalará a Nathan un Yo-kai Watch, un dispositivo con forma de reloj que permite al humano que lo lleve ver sin problemas a los invisibles Yo-kai, criaturas que vagan por todo el mundo y que tienen un talento especial para causar problemas. Normalmente no tienen malas intenciones, pero sí tienen personalidad e ideas propias, siendo muchas de ellas no buenas. Por este motivo, Nathan, haciendo uso de su Yo-kai Watch, convencerá a estos Yo-kai para que dejen de hacer travesuras y así entablar amistad con ellos para usar sus poderes con buen fin e investigar los misterios que suceden en la ciudad, misterios llevados a cabo por fuerzas oscuras cuyos planes solo podrán detenerse gracias al poder y a la amistad de nuestros amigos Yo-kai. Toda una gran aventura con más de 200 tipos de Yo-kai llena de misterios y objetivos por conseguir descubriréis en Yo-kai Watch, ¿la vais a dejar pasar?

¡Por la amistad que nos une!

Este preámbulo, nada más entrar en el juego, es el que nos encontraremos cada vez que iniciemos Yo-kai Watch en nuestra consola: una cuidada cinemática con voces y textos en perfecto castellano que nos presentará de una agradable forma la aventura que comenzaremos tras su visionado. Tras ello, dará comienzo nuestra andadura por el mundo de Yo-kai Watch, no sin antes haber elegido el sexo y el nombre de nuestro personaje, eligiendo, según nos guste o nos sintamos más identificados, el personaje de Nathan o de Katie, elección que no cambiará grosso modo nuestra experiencia en el juego, tan solo en algunos diálogos y/o situaciones, como nuestra casa, algo que es de lo más normal. 

Una vez elegido nuestro aventurero, nos sumergiremos de lleno en la historia que nos atañe, siendo nuestro primer objetivo, como ya hemos comentado anteriormente, atrapar los mejores bichos para el trabajo de verano de nuestra escuela y así superar a los bichos de nuestros amigos, Oso, Dudu y, según quién escojamos, Nathan o Katie. Así pues, con nuestro cazamariposas en nuestro poder, avisaremos a nuestra madre de nuestro plan, dando comienzo el primero de los once capítulos que se compone la historia del juego. Poco a poco comenzaremos a conocer los controles y otra información importante gracias a los minitutoriales que irán apareciendo en la pantalla superior durante el transcurso de nuestra aventura y, sobre todo, nuestro objetivo a cumplir, objetivo que encontraremos al seguir la flecha roja situada en la pantalla táctil de nuestra consola.

De esta manera, en nuestra búsqueda de bichos, descubriremos el modo observación, un modo al que podremos acceder cuando veamos el símbolo de la lupa para capturar insectos y peces usando la lente y acertando en algunas de las marcas que aparezcan en la ruleta según el bicho que sea. Este modo lo combinaremos con la función de la lente que más usaremos: la lente Yo-kai, lente que utilizaremos al compás de nuestro radar Yo-kai para encontrar Yo-kai ocultos durante nuestra aventura una vez que veamos que el radar esté al máximo, bien mostrando el rango de ese Yo-kai en particular o el símbolo «?», o lo que es lo mismo: una presencia muy fuerte de un Yo-kai oculto que hará que nuestro radar se vuelva un poco loco. En este último caso, no hará falta buscar ningún lugar con el símbolo de la lupa para encontar a dicho Yo-kai, ya que con el botón Y o accediendo a la lente a través de la pantalla táctil directamente descubriremos al travieso Yo-kai que está haciendo de las suyas —o no— a nuestro alrededor.

Ya con el Yo-kai Watch en nuestro poder, podremos hacernos amigos de los Yo-kai que encontremos ya sea por el radar o en momentos puntuales de diferentes maneras: luchando contra ellos o ayudándoles a conseguir determinados objetivos o comida sin necesidad de hacerles frente. Esta amistad que nos ofrecerán nuestros misteriosos amigos estará materializada mediante las medallas Yo-kai, medallas que podremos usar para llamarles y pedirles ayuda en cualquier momento gracias a nuestro Yo-kai Watch. Eso sí, solo podremos usar en combate seis medallas Yo-kai, así que el resto se almacenarán en nuestro Medálium, un libro que nos servirá como enciclopedia sobre todos nuestros amigos Yo-kai y que, además, nos servirá también para conseguir Yo-kai legendarios que solo se podrán obtener una vez tengamos la amistad de determinados Yo-kai.

Luchando con nuestros Yo-kai

Cada Yo-kai con el que entablemos amistad será importante, ya que lo usaremos esencialmente para luchar contra nuestros enemigos; Yo-kai que, si bien muchos apenas nos harán daño, otros nos harán sufrir de lo lindo, pues nos enfrentaremos en cada capítulo de nuestra aventura a diferentes jefes Yo-kai que solo podremos derrotar entrenando y ayudando a nuestro amigos que estarán presentes en el combate. Como os comentábamos en líneas anteriores, usaremos a seis Yo-kai a través de un sistema de combate bastante peculiar que, si bien parecerá al principio algo caótico, a la larga acabaremos acostumbrándonos y cogiéndole el gusto, ya que no hará falta darles órdenes a nuestros Yo-kai para que ataquen, pues ellos mismos lo harán casi todo solitos. Pero para que la lucha sea eficaz, tendremos que ayudarles turnando progresivamente a nuestros Yo-kai mediante una especie de rueda que giraremos para colocar delante a tres de los seis Yo-kai más adecuados o preparados para ese momento del combate.

Sin embargo, el combate no solo consistirá en turnar a nuestros amigos Yo-kai, ya que además tendremos que ayudarles de cuatro maneras distintas. En primer lugar, haciendo uso del Animáximum, es decir, utilizando el «ataque especial» de nuestro Yo-kai a través de unas instrucciones o pasos a seguir diferentes cada vez que lo usemos, como dibujar, girar una ruleta, explotar globos… Todo esto siempre y cuando dicho Yo-kai tenga la barra llena y lista para hacer este ataque especial, barra que estará vacía acto seguido de realizar dicha función en el combate, por lo que, si queremos usar de nuevo este ataque, tendremos que esperar a que cargue de nuevo. Pero no todo será del color de rosa, ya que, en ocasiones, nuestros Yo-kai acabarán siendo espiritados por los Yo-kai rivales, así que tendremos que ponerlos en la retaguardia y purificarlos para que vuelvan a la normalidad y puedan luchar sin problemas, ganando además experiencia extra en la batalla. 

Por otro lado, también podremos usar objetos como una deliciosa comida tanto en los enemigos como en nuestros amigos, bien porque queramos ganarnos la amistad rival o porque nuestro equipo necesita algo de energía en combate; eso sí, solo podremos usar un solo objeto en nuestros rivales en cada batalla y todos los que queramos en nuestros aliados pasado un tiempo entre un objeto y otro, por lo que tendremos que pensar muy bien en quién y para qué usarlos. Por último, pero no menos importante, para que sea más fácil derrotar a nuestro enemigo, como un jefe Yo-kai, podremos marcar como objetivo el punto débil del mismo o, en el caso de que sean más, marcar a aquel Yo-kai en el que queramos que centren sus ataques nuestros amigos. Además, haciendo uso de este marcador, también podremos obtener recompensas si logramos golpear a las espiriesferas que aparecen en los combates, pero debemos ser rápidos, ya que en cuestión de segundos saldrá fuera de la pantalla.

No obstante, esto no será lo único a tener en cuenta cuando nos enfrentemos a los Yo-kai rivales. Por un lado, será importante la experiencia y el dinero que ganemos tras ganar cada combate, ya que, además de ser más fuertes, muchos de nuestros Yo-kai podrán evolucionar tras alcanzar cierto nivel, pero también podremos equiparlos con objetos que compremos o consigamos tras la batalla o en otros momentos y lugares de nuestra aventura para mejorar sus características. Por si fuera esto poco, no solo podremos usar los objetos para eso, ya que, gracias al Sr. Zen, monje en el Templo Shoten, tendremos la oportunidad de fusionar a nuestros Yo-kai con objetos e incluso con otros Yo-kai, desbloqueando Yo-kai bastante singulares como Pelochnyan, combinación del adorable y travieso Jibanyan y el macarra Rebelcebú.


Todo esto y más será crucial para derrotar a los Yo-kai enemigos con el mínimo número de problemas, sobre todo si a los Yo-kai que tenemos en combate los tenemos junto a otros de su misma tribu, ya que, al tener uno al lado del otro, generarán un poder llamado unidad, un poder que podrá cambiar drásticamente el combate y salir más airosos de lo que esperábamos. Pertenecer a una de las ocho tribus —siniestra, escurridiza, valiente, misteriosa, oscura, amable, guapa y robusta— también será significativo cuando equipemos a nuestros Yo-kai objetos, pues según pertenezcan a una tribu o a otra y según la personalidad que tengan, el objeto con el que lo equipemos tendrá más o menos eficacia. Esta personalidad hará que los Yo-kai actúen en el combate de una manera en concreto, ya que cada Yo-kai tendrá un carácter principal —firme, tranquilo, serio o vago— que indicará si vaguea poco o mucho durante la batalla y, además, tendrá un carácter secundario que marcará su forma de actuar. El carácter principal de nuestros Yo-kai no lo podremos cambiar, pero sí el secundario usando en ellos los libros que encontraremos o compraremos a lo largo de nuestra aventura.

Explorando cada rincón de Floridablanca

En Yo-kai Watch no solo tendremos que combatir y entablar amistad con nuevos Yo-kai, sino que además viajaremos y descubriremos cada rincón de Floridablanca, ciudad en donde tiene lugar nuestra aventura. Además de completar los objetivos principales de la historia, en este característico RPG podremos recibir de personas o Yo-kai más de cien misiones secundarias divididas en peticiones y tareas que, en el caso de las segundas, podremos repetir aleatoriamente siempre que queramos. Aquellos personajes que nos ofrecerán desempeñar dichas tareas no aparecerán desde el principio del juego, sino que irán apareciendo a medida avancemos en el mismo y también dependerá si es de día o de noche, ya que no aparecerán en todo momento. En estas misiones secundarias nos pedirán todo tipo de recados, como que nos enfrentemos a determinados Yo-kai, que les llevemos algún objeto en particular o mediemos algún problema en particular, por lo que, si nos cansamos de la historia principal o ya la hemos vivido por completo, siempre podremos completar este tipo de misiones, adquiriendo tras ello objetos, dinero o puntos de experiencia para nuestros Yo-kai. Vamos, quien no se divierta es porque no quiera.

Un punto a destacar en cuanto a las peticiones son aquellas peticiones en las que podremos mejorar nuestro Yo-kai Watch subiéndolo de rango para encontrar Yo-kai más fuertes y abrir, según el rango que tengamos —E, D, C, B, A, o S—, puertas con relocerrojos, puertas que nos impedirán acceder si no tenemos el rango que piden en ellas a algunas zonas de la ciudad en las que nos toparemos con Yo-kai muy poderosos. Esto, en realidad, lo descubriremos en un capítulo de la historia, pero hay que tener en cuenta que, una vez completado, solo podremos subir de rango nuestro Yo-kai Watch si por nuestra parte decidimos hacer estas peticiones yendo al lugar en cuestión y también dependiendo del momento de la historia en el que nos encontremos.

Pero esto no será solo lo que podremos hacer más allá de nuestro objetivo principal, pues Floridablanca aguarda mucho más. En primer lugar, podremos visitar la gran cantidad de tiendas repartidas por todos los lugares y barrios de la ciudad, como los Superhíper, la Panadería Cacharal, la Librería Comodón, las termas… así como otro tipo de establecimientos en donde podremos comprar comida y objetos de todo tipo para ayudar y equipar a nuestros Yo-kai, entre otros usos. No nos aburriremos de visitar este tipo de lugares, pero tampoco del resto que podremos inspeccionar, como las casas de nuestros amigos, el colegio, el museo, la estación de trenes e incluso las zonas más ocultas de la ciudad, lugares en donde nos esperarán Yo-kai dispuestos a enfrentarse sin ningún reparo a nuestro equipo. Un sinfín de sitios que harán que nuestra experiencia sea única y lo más realista posible transportándonos con todo detalle a cada rincón de Floridablanca, una ciudad de corte japonés en donde, junto a los fantásticos Yo-kai, seremos uno más de sus habitantes.

En relación a estos lugares, muchos de ellos serán más importantes que el resto, ya que en ellos encontraremos los ignóculos, un ente extraño que podremos encontrar en los Superhíper, edificios públicos, tiendas y en algunas mazmorras que curará la salud y restaurará el animámetro de nuestros Yo-kai siempre que lo consultemos. Además, también nos permitirá cambiar las medallas Yo-kai de nuestro equipo con las que tengamos en nuestro Medálium —al que, además, también podremos encontrarlo y hacer uso de él en nuestra habitación— y acceder asimismo al diario para guardar nuestra partida —la cual podremos guardarla en tres slots diferentes—, pues dentro de edificios o cuevas no podremos hacerlo si no lo hacemos a través del ignóculo.


Por otra parte, si no tenemos bastante con la cantidad de misiones y tareas a completar, siempre podemos buscar las Zonas Yo-kai, zonas de la ciudad en las que debemos encontrar a Yo-kai que se han disfrazado o escondido con tal de pasar desapercibidos. Con un total de treinta zonas por completar, tendremos que encontrar a estos Yo-kai basándonos en la pista que esa zona nos dará para dar con él y, una vez localizado, descubrirlo con la lente para hablar o luchar con ellos y ganar así tras ello un regalo en forma objeto o incluso en medalla Yo-kai. Eso sí, a veces costará dar con el paradero de dichos Yo-kai, ya que las pistas que dan son bastante generales y el Yo-kai, por si fuera poco, puede aparecer en diferentes lugares. Además, hay que tener en cuenta que no todas las Zonas Yo-kai estarán desde el principio disponibles, ya que se irán desbloqueando según el rango que tengamos en nuestro Yo-kai Watch.

Sin embargo, de noche, si no estamos en nuestra cama acostados, muchas veces podremos tener una horrible pesadilla: la Pesadilla Súbita. Y es que, si recorremos la ciudad de noche, algunas veces entraremos automáticamente en una especie de minijuego en la zona de la ciudad en la que nos encontremos en el que tendremos que escapar de un monstruoso Yo-kai oni —criaturas del folclore japonés similares a los demonios— llegando a una puerta antes de que este gran enemigo nos alcance. Esto, tal y como parece, no será tarea fácil, ya que al poco tiempo de entrar en este modo no solo tendremos que escapar de este monstruoso Yo-kai, sino que además no tendremos que ser vistos por sus secuaces, ya que, si nos ven, avisarán al enemigo y, entonces, irá directo a por nosotros, siendo difícil la escapatoria. Para los más atrevidos, en este modo podrán conseguir inusuales objetos repartidos en cajas de color rojo, eso sí, siempre que no sean vistos, ya que, como comentamos, difícil es escapar del enemigo, pues nos derrotará a no ser que tengamos un equipo con un nivel bastante alto.

A canjear se ha dicho: monedas de juego, QR Codes y contraseñas

Entre todos estos lugares, no debemos olvidarnos de Árbol Sagrado del Monte Arboleda, lugar donde se encuentra la expendekai, o lo que es lo mismo, la extraña máquina de bolas expendedora que descubrimos al principio de nuestra aventura y en la que gracias a ella conocimos a nuestro amigo y mayordomo Yo-kai Whisper. Esta no será la única vez que la usaremos durante nuestra andanza, ya que usando monedas de expendekai o monedas de juego de nuestra consola —las cuales podremos conseguirlas gracias a los pasos que demos con nuestra consola en modo espera— conseguiremos objetos y Yo-kai, muchos de ellos legendarios y que solo se pueden obtener de dicha forma. Eso sí, no podremos usar la expendekai las veces que queramos, pues solo la podremos utilizar tres veces al día.


Las monedas de expendekai —de diferentes colores y tipos— las encontraremos en las cajas amarillas o moradas repartidas por toda la ciudad o de otras formas, como descargándolas por internet (Spotpass) o usando QR Codes y contraseñas que solo podremos conseguir mediante eventos especiales o mirando en páginas webs oficiales o especializadas. Los QR Codes, que bien los podremos leer directamente de las medallas Yo-kai lanzadas por Hasbro o escaneándolos por Internet, los canjearemos en el Banco Cerdibank y las contraseñas, así como las descargas por Internet, podremos canjearlas en la Oficina de correos Borreguero. Estas contraseñas también podremos desvelarlas por nuestra cuenta capturando Yo-delincuentes, Yo-kai que han cometido un delito que entregaremos al Inspector Peluso. Este, el cual encontraremos poco después de comenzar nuestra aventura al lado de la oficina de correos, nos dará una parte de una contraseña si le llevamos tres Yo-delincuentes, por lo que, si no queremos acudir a la vía fácil (mirar en Internet), esta es otra de las muchas maneras que también tendremos para divertirnos en Floridablanca.

Extras: Streetpass, cámara Yo-kai y modo multijugador

Si pensabais que esto acababa aquí, estáis muy equivocados. Aparte de todo esto, el juego nos ofrecerá muchas más horas de entretenimiento hagamos lo que hagamos, incluso si no estamos jugando. Gracias a la función de Streetpass de la consola, además de conseguir monedas para la expendekai, podremos encontrar Yo-kai errantes que se alojarán en la Mansión del Viajero, una mansión en la que además de entablar conversación con ellos, podremos enfrentarnos, consiguiendo de una forma u otra regalos. Para habilitar esta función, solo tendremos que hablar con el gerente de la mansión y, obviamente, salir por ahí con nuestra consola en suspensión para encontrar después nuevos Yo-kai en este lugar.


Por otra parte, si nos gusta más hacer fotos, gracias a la opción de la cámara Yo-kai que encontraremos en la pantalla del título podremos sacar fotos de Yo-kai que estén espiritando a alguien. Cada día tendremos que fotografiar a diferentes Yo-kai, Yo-kai que se añadirán a nuestro Medálium una vez que lo fotografiemos y que, además, nos darán recompensas que recogeremos en la Oficina de correos Borreguero. Además, en esta misma oficina de correos, no solo podremos recibir recompensas de la manera que optemos, sino que también podremos recibir y desafiar a nuestros amigos solo en modo local siempre y cuando tengan otra copia de Yo-kai Watch en sus consolas. Quién gane el combate no solo obtendrá objetos especiales, sino también conseguirá que aumente su rango de combate. ¡Entretenimiento asegurado!

Apartado gráfico, efecto 3D, banda sonora, traducción, doblaje y duración

Level-5 pocas veces decepciona y, cuando hablamos de gráficos, tampoco. En esta primera entrega de la saga Yo-kai Watch encontraremos un juego con detalles hasta lo más nimio que percibamos, presentando así unos gráficos que no pierden calidad en ningún tipo de las animaciones que veamos, ya sean las pocas cinemáticas que se nos presenten —como la del inicio o aquellas escenas extras que veremos tras superar una petición o tarea—, en los combates o en las pantallas de diálogo en donde veremos a nuestro personaje y todo aquel Yo-kai o persona con la que entablemos conversación en Floridablanca con una calidad insuperable, y más sabiendo que el juego ya lleva lanzado tres años sin ningún cambio a excepción de la traducción y otros detalles menores. Todo en su conjunto hará que nuestro sentido de la vista disfrute con cada elemento que vea, inmerso en una ciudad que nos transporta al país nipón con un componente añadido que solo podremos disfrutar a través de las pantallas de nuestras Nintendo 3DS: los Yo-kai. Además, si de por sí los gráficos ya gustan a todo aquel que lo vea, cuando con el efecto 3D fliparemos en colores, ya que, presente en casi todo el juego, nos sumergirá como nunca gracias al bien aplicado 3D en el universo de Yo-kai Watch.

Otro aspecto a destacar es su apartado sonoro, compuesto por diferentes temas presentes en según qué momentos de nuestra aventura, canciones de estilo desenfadado idóneas para el juego que comentamos. Estas frescas melodías son el telón de fondo ideal de su doblaje en perfecto castellano que apreciaremos en varios momentos culmen de nuestra partida; situaciones en las que, además, veremos subtítulos de lo comentado perfectamente traducidos y localizados, al igual que el resto de diálogos y textos, como los nombres de los Yo-kai, adaptados de la mejor y más graciosa manera a la lengua de Cervantes. Sin lugar a dudas, nuestros oídos y nuestros ojos se deleitarán como nunca en este increíble título.


Y es que, una vez nos pasemos los capítulos que forman la historia principal, una historia que no durará más de 15 horas, todavía nos quedará mucho por jugar. Además de lo comentado en párrafos anteriores, como superar las misiones, peticiones y otro tipo de encargos, tendremos a nuestra disposición más retos, como conseguir la amistad de todos aquellos Yo-kai que no tengamos todavía y, lo más complicado de todo, superar el Infierno Infinito, un duro desafío que podremos repetir todas las veces que queramos en el que tendremos que derrotar de nuevo a los jefes finales de cada capítulo de la historia, eso sí, más fuertes y complicados de batallar. Un postgame en el que solo los más valientes podrán superar gracias al entrenamiento y amistad de sus Yo-kai.

Lo mejor:
  • Un título ameno, divertido y entretenido que otorgará al jugador, junto a todo su contenido extra, muchas horas de juego.
  • Personajes encantadores y tiernos —los Yo-kai— que nos acompañarán en todo momento en la consecución de nuestros objetivos y búsqueda de nuevos Yo-kai para conseguir su amistad.
  • Gráficos sorprendentes y cuidados, incluso lo más mínimo, junto a una localización y doblaje en perfecto castellano que le viene que ni pintado al título.
  • Un sistema de combate peculiar que llamará la atención de muchos...
Lo peor:
  • … pero también desagradará a otros, bien por lo caótico y repetitivo que puede acabar resultando.
  • No dispone de multijugador online ni tampoco deja compartir imágenes en Miiverse.
  • Conseguir la amistad de todos los Yo-kai no es tarea fácil, por lo que requerirá paciencia y tiempo el hacerse con ellos.

Sin lugar a dudas, Yo-kai Watch es un título que todo aquel que posea una Nintendo 3DS debería tener entre su colección. Tras tres años de espera, el primer juego de la saga más reciente de Level-5 por fin ha llegado a occidente, cosechando poco a poco el éxito en todos sus formatos entre niños, jóvenes y no tan jóvenes gracias a una historia entretenida, agradable y divertida que hará difícil soltar la consola tras entrar en la partida. Aunque a muchos a priori no les atraiga este tipo de juego y, en especial, su sistema de combate, ese desagrado poco a poco se convertirá tras varias horas batallando en una costumbre a la que el jugador le cogerá el gusto, estando atento en todo momento por la salud y eficiencia de sus amigos Yo-kai, unas criaturas a las que le cogerá un gran cariño en el transcurso de su aventura.

Todo esto, unido a su apartado gráfico, sonoro y un sinfín de sucesos y experiencias inolvidables, probablemente convertirá en un fan más a cualquier interesado en esta franquicia que no para de tener éxito dentro, y ahora fuera, de Japón. Cualquier enamorado del universo de Yo-kai Watch que se haya quedado con ganas de más tras completar el videojuego, además podrá encontrar en España su adaptación animada, su adaptación a manga —cuyas impresiones podéis leer aquí y que, como curiosidad, en el juego estarán presentes tiras cómicas que también se presentan en el manga— y todo tipo de merchandising que harán que se desviva como nunca en esta fascinante franquicia que solo acaba de llegar.

Nota: 8,7/10.


Análisis realizado por Estefanía Jiménez. 

FICHA TÉCNICA
Nombre: Yo-kai Watch
Género: Rol (RPG)
Desarrollador: Level-5
Distribuidor: Nintendo
Jugadores: 1-2
Precio: 39,99 €
Formato: Tarjeta y descarga digital eShop (Nintendo 3DS)
Lanzamiento: 29/04/2016